miércoles, 26 de enero de 2011

MILAGRO EUCARÍSTICO DE BOXMEER


En Boxmeer, Holanda, sucedió en el año 1400 un Milagro. Las especies del vino se transformaron en Sangre que se derramó del cáliz para caer sobre el Corporal. En el instante en el que el sacerdote imploró perdón a Dios por haber dudado, la Sangre cesó de derramarse. La Sangre caída sobre el corporal se coaguló en una masa grande como la de una nuez. Aún hoy es posible ver la Sangre que permanece intacta a pesar del paso del tiempo.