jueves, 3 de marzo de 2011

ASESINAN AL ÚNICO MINISTRO CRISTIANO DEL GOBIERNO DE PAKISTÁN

«Estoy dispuesto a cualquier sacrificio por esta misión», dijo hace dos semanas

02/03/11 El ministro paquistaní de Minorías religiosas, Shahbaz Bhatti, detractor de las leyes antiblasfemia, ha sido asesinado hoy en Islamabad por un grupo de hombres armados, según ha informado el canal televisivo «Geo». El político cristiano declaró recientemente que era consciente de la oposición de los islamistas y que quería cumplir su misión «con el espíritu de un siervo de Dios».

(LD/InfoCatólica) El atentado se produce menos de dos meses después de que el gobernador de la provincia oriental de Punyab, el liberal Salman Tasir, fuera asesinado también en Islamabad. Los atacantes dispararon contra el ministro, que se hallaba en su vehículo, y huyeron del lugar de los hechos. Bhatti sucumbió a sus heridas mientras era trasladado a un hospital. Las cadenas de televisión mostraron imágenes de su coche acribillado por las balas.

Las medidas de seguridad en Islamabad se han extremado después de que se conociera el atentado. Bhatti era el único ministro cristiano del Gabinete y estaba en la diana de los grupos integristas por su voluntad de reformar las leyes antiblasfemia del país. Fue uno de los mayores defensores de la campesina cristiana condenada a muerte por blasfemia, Asia Bibi, e incluso recibió en Islamabad a su marido y sus hijas para garantizarles que haría lo posible por resolver el caso.

Dispuesto al martirio

Cuando en la reciente remodelación del ejecutivo paquistaní se mantuvo la cartera de Minorías religiosas, Bhatti declaró que la decisión era “una clara señal de atención del gobierno hacia las minorías religiosas”, porque habría sido fácil suprimir el Ministerio con motivo del recorte de los ministerios. “Mi confirmación en el cargo premia también la integridad moral y la transparencia que siempre han caracterizado nuestro trabajo”, afirmó

Además, reconoció que su “nombramiento seguramente creará resentimientos y protestas en muchos extremistas islámicos”. A pesar de ello, aseguró que “mi lucha continuará, a pesar de las dificultades y amenazas que he recibido. Mi único objetivo es defender los derechos fundamentales, la libertad religiosa y la vida de los cristianos y de las demás minorías religiosas”.

Y, de manera que puede considerarse como profética, declaró estar “dispuesto a cualquier sacrificio por esta misión, que deseo cumplir con el espíritu de un siervo de Dios. Doy las gracias a todos los que han rezado por mí y han apoyado. Estoy recibiendo muchos mensajes de solidaridad procedentes de Pakistán y de todo el mundo. Los cristianos paquistaníes están felices de tener todavía un representante en las instituciones”.

Fuente: InfoCatólica