sábado, 11 de junio de 2011

SUFRIENDO LA JMJ (OTRA PRUEBA DEL DELITO)

No quisiera pecar por reiterativo-acumulativo, pero como ellos no paran, tampoco debo parar. Mortifíquense y vean este horror:


Esto es como las modas, que las empiezan con mal gusto, por arriba, las clases pudientes y las remedan con peor gusto, por abajo, las clases proletarias.

Los
Lip Dub sobre la jmj los idearon y estrenaron pijo-católicos de colegios pijos, chicos guay-osea-chupy, de Madrid, un producto sub-normal de la casquivanería juanpablista de 2ª generación. Luego, en IIª fase, degenerando, en provincias, se graban esperpentos como ese youtube que he puesto más arriba (gracias al aviso de un impresionado comentarista anónimo).

¿Comentarios? A mí - yo destacaría - me traumatizan las monjas, las pobres, con sus hábitos, tan ingénuas, tan motivadas, tan ilusas, tan entregadas, tan pazguatas, tan colaboradoras, tan ridículas, con tanta buena voluntad.

Yo no hablaría, en estos casos, de la parábola del trigo y la cizaña; yo diría que se trata de algo diferente, aunque sustancialmente equivalente. Yo diría, por comparación, la parábola de los prudentes silenciosos y los necios exultantes. O la alegoría de los conscientes sufrientes y los tontos felices. O algo así.

Sea lo que sea, es obvio que el juanpablismo se impone y es lo católicamente correcto.

Conste - y lo afirmo con toda gravedad - que no me reconozco en esa gente: Que no soy ni quiero ser de esa 'iglesia' de youtube y lip-dub.

Item más: Digo y mantengo que ese no es el rostro de la Iglesia, que esa no es la Iglesia, que esos sub-católicos de lipdub están falsificando el ser y el estar de la Iglesia.

¿Que hay prelados detrás, que también hay mitras, que el sponsor de la 'iglesia' de lip-dub se viste de colorado? Yes, lo sabemos, lo sufrimos, lo padecemos. Nuestra Jerarquía también danza una secuencia de lip-dub, una cadena de señores con mitra y birreta, con capisayos de paonazzo o púrpura, asomando la cara en la representación del baile juanpablista. Pantalla, pantalla, pantalla. Y detrás más escenario, escenario, escenario. Sólo escenario.

¿Ustedes me entienden?

¿O tendré que grabar un lip-dub de católicos-conscientes-indignados?

Qué poca gracia tiene esta pantomima y cuántos vacíos deja al descubierto. ¿No les parece a ustedes?

+T.

Fuente: Ex Orbe