miércoles, 5 de octubre de 2011

LOS OBISPOS ALEMANES AGRAVIAN AL PAPA

¡Qué terrible la situación de la Iglesia en Alemania! Hay un cisma de facto. Los obispos ya ni siquiera lo disimulan. La mayoría de ellos se negaron a darle la mano al Santo Padre durante su visita a Berlín este mes. Mirad el video y temblad. ¡¡¡Qué horror!!! hay que orar por la Iglesia. El cisma tan anunciado desde las profecías de la Salette, Fátima, etc ya es patente, se encuentra en los corazones y en las mentes de algunos miembros de la jerarquía eclesiástica, igual, igual que en aquellos que condenaron a Cristo en el patíbulo, son los supremos sacerdotes, aquellos que Jesús llamó hijos de satanás, fariseos e hipócritas. Nos queda la esperanza de que " ESTA ES MI IGLESIA Y LAS PUERTAS DEL INFIERNO NO PREVALECERÁN SOBRE ELLA". Sigamos rezando por el resto de la verdadera Iglesia de Cristo. VER EL VIDEO, solo dura 90 segundos.



Estimadas y Estimados:

Un Amigo me envió este vídeo para ratificar lo que algunos, bastantes en realidad y a Dios gracias, venimos viendo desde hace ya varios años, en el seno de la Iglesia.

Estamos en medio del Cisma y de la Apostasía, que entre sus Mensajes, la Santísima Virgen nos ha estado alertando habría de pasar si no se Consagraba Rusia a Su Inmaculado Corazón, si no se rezaba a diario el Santo Rosario, y se mudaba de vida.

La queja de estos Obispos, que no solo son las de los alemanes, se sigue en apariencia similar patrón geográfico al de la rebelión de Lutero, se hizo pública en razón pretextada por la mano extendida del Papa a los llamados Católicos Tradicionalistas, empero esto fue solo la excusa, la versión pública, de un mar de fondo, verdadero maremoto, que subyacía en medio de las apariencias fotográficas.

La queja ha sido el motivo que ha posibilitado ver hasta dónde está podrido el andamiaje del “oficialismo” eclesial, en una especie de espiral agusanada, debido esencialmente a una interpretación sediciosa y revolucionaria de la Verdad, poniendo en su lugar una mascarada polifacética, múltiple y pluripolar, que tiene la pretensión de ocupar el espacio del Orden de la Creación en todos los aspectos de la vida.

Esta es la parte real de un movimiento subversivo que tiene más de 100 años, denunciado por diferentes Papas, con mayor claridad desde Pio IX, en adelante, y hasta el Concilio Vaticano II, a partir del cual tiene vigencia casi completa la secta liberal masónica modernista y progresista.

Pero cuidado, que este movimiento de tantos años trabajando, con tantas influencias y de tanto peso dentro y fuera de la Iglesia, no es una creación de inexpertos, tiene capacidades de asimilación diversas, y estrategias de iguales características.

Como hijo directo y dilecto del liberalismo, se comporta como una masa gelatinosa, un tiempo de izquierdas, otro de derechas, otro de …., que incluso puede llegar a presentarse como pseudo tradicional, por que reza la Santa Misa codificada por San Pío V, y emplea el latín, lo usa mas bien, en todas las oraciones y demás ritos litúrgicos, vestimentas incluidas, pero que sigue en el fondo formando parte de de la hermenéutica progresista, llamada también postconciliar, en clara referencia a que ha sido la oficial dentro de la Iglesia, a partir de este concilio, y a la cual sigue adherido, como estampilla al sobre.

Lo anima un espíritu sensiblemente diferente al del catolicismo bimilenario, muy diferente, y al poco de andar, un observador en su sano y recto juicio, se da cuenta de tales falencias, por que dicho sea de paso, la mentira nada puede contra la fuerza expansiva de la Verdad.

Pero para que esto sea de tal manera, es menester que los que observan, sustenten, sostengan, alimenten, respalden, resguarden, preserven, los fundamentos sobre los cuales basan sus observaciones y juicios, formación y educación, en la justa medida de todas las cosas que únicamente en el Dios Verdadero, el Uno y Trino, pueden encontrar, y en Su Verdadera Iglesia, que es Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana.

NO liberal.

NO progresista.

NO marxista.

NO conservadora.

NO de izquierdas.

NO de derechas.

NO sedevacantista.

Y a pesar no pocas veces en casi dos mil años de existencia, de Roma.

A este punto se ha llegado, Cisma y Apostasía, por haber pretendido destronar a Cristo de Su Iglesia, y obviamente, de la Sociedad toda.

¿Y que creían que iba a pasar?

¿Acaso creyeron que Dios habría de dejarlos imponerse sobre sus palabras: Las puertas del infierno no prevalecerán sobre Ella?

Nosotros, debemos comprender, entender acabadamente, que esta es la historia en su versión real y la más exacta que se pueda apreciar; en consecuencia debemos hacer nuestros cálculos en función de estas cuestiones y no de las de otra índole, ya sean políticas, económicas, de partido, de bando, etc.; más aun, hay que hacer estas previsiones, las políticas, las económicas, las profesionales, las familiares, las personales, en función de esta información, de esta data concreta y en grado sumo, porque si este sigue siendo el camino que la Humanidad recorre en estos tiempos y no se enmienda, inevitablemente nos estamos acercando sin demora alguna a lo que la Santísima Virgen nos anunciara como efecto lógico de tal locura: El Gran Castigo.

El Santo Padre va a tener que decidirse entre sumar factores diversos y contradictorios, la elección liberal, o sumar de a pocos, pero Fieles a la Santa Iglesia; por los “muchos”, en lugar del “por todos”.

Y aparentemente en este camino está dirigiendo sus pasos, con las trastabilladas típicas por la pertenencia a la corriente “renovadora” presente en el Concilio Vaticano II, la desconfianza, las presiones que nunca dejaron de ser tales y de tanta magnitud, baste recordar las que sufriera el Cardenal Siri en las Sesiones para elegir nuevo Papa, y……………… ¿acaso no “trabaja” también el Espíritu Santo?

En esto se suma una coincidencia mas entre el sedevacantismo y los progresistas, porque creen que la Tercera Persona de la Santísima Trinidad ha dejado de actuar, en resumen esto es la sedevacancia del papado, coincidiendo con “los otros”, que propugnan un Dios Creador distante de su Obra, dejando que el hombre decida por sí mismo, sin “sus interferencias”, que se ha retirado lejos, a descansar, después de tanto hombrear bolsas y bolsas de materiales diversos, darle a la pala, darle a la mezcla, darle a la cuchara, darle a los ladrillos, y además tener que “conversar” con la UOCRA, que han estado desconociendo sistemáticamente a sus Representantes y Enviados, aunque es justo decirlo, no “todos”, mas bien “muchos”, han carecido de esta actitud hostil y rebuscada.

A la final terminan siendo en la causa y en el efecto, tan hegelianos como los progresistas, partes de la pinza dialéctica, como en su momento lo fueron los del Palmar.

Continuemos.

Pero hay que esperar, continuar haciéndolo, para seguir el camino mandante de la Caridad Católica por sobre todo, que no es el de la “solidaridad”, como los progresistas estilan decir ahora, para en lo profundo, cambiar el sentido de la Verdadera Caridad, el trascendente, por una acción del tipo rotariana, bucólica, casi woodstockniana, en referencia al “espíritu” reinante en el Festival de Woodstock.

Nuestros Amigos que forman parte de la llamada posición Conservadora y hasta Tradicional, en el marco de la llamada Iglesia oficial, identificados de tal manera porque viendo el problema, o partiendo de un análisis similar, en razón del argumento esgrimido del respeto a la autoridad constituida del Papa, y por espanto con el herético sedevacantismo, aceptan a regañadientes y en parte los documentos del Concilio Vaticano II, con lo cual posponen en gran medida la resolución del conflicto interior personal, que es el de la Iglesia, deberán igualmente asumir las decisiones mandantes de la hora presente, y más allá, o más aquí, de que tal sacerdote o tal feligrés, o esto o aquello, de la Fraternidad San Pio X, no les guste, sin dejar de considerar la cualidad de gelatinosa trampa siempre acechante de los modernistas devenidos repentinamente en “obedientes seguidores” del Papa y por tanto en novísimos “tradicionalistas”, y decidir de igual manera entre la posición Tradicional y la postconciliar, incluida en esta la llamada Conservadora, la de no pocos Amigos, y hasta Camaradas, nuestros, que de buena fe forman parte del “muchos”.

Y entiéndase bien que no se está haciendo ni proponiendo un llamado general de afiliación a la Fraternidad San Pío X, sino, una toma de posición inteligente y “urgente”.

E.S.G.