domingo, 9 de octubre de 2011

¿SON REALMENTE NUESTROS AMIGOS QUIENES MILITAN EN EL ROTARY CLUB?

Autor: Eduardo Sebastián Gutiérrez

Para despejar las dudas que hubieran, copio estas breves palabras extraidas del libro de Aníbal Rotjer: La Masonería en la Argentina y en el Mundo.

Se puede ser rotario y al mismo tiempo cristiano, por que el Rotary no tiene inconvenientes en aceptarlos, ya que justamente su influencia es de tal grado, como todos lo sabemos, que en la práctica diaria, dejan de serlo y pasan a predicar los principios rotarios que son contrarios.

Esta metodología, que tanto resultado le ha dado al marxismo, su origen en la aplicación le cupo a la masonería en Europa, y se llama: Trasbordo ideológico Inadvertido; metodología aplicada en la Iglesia después del Concilio Vaticano II, en razón de la introducción del falso ecumenismo liberal, masón y marxista.

Podemos ver entonces a un masón práctico, por que promueve los principios de la masonería, creyendo ser cristiano, por que mantiene un conjunto de prácticas de ese origen, que en realidad no conforman una posición, sino una posibilidad, una utilidad.

Son los llamados idiotas útiles, presta nombres, etc., que por la figuración, la vanidad y la soberbia, son capaces de aceptar cualquier cosa siempre y cuando aparezcan en la foto y en primera fila.


8.7 - El rotarismo internacional, hermano menor de la masonería

El Rótary Club – asociación de hombres, preferentemente de negocios y profesionales que se proponen moralizar y mejorar los espíritus contribuyendo a la paz universal mediante la práctica de una moral sin dogmas y de un laicismo y naturalismo absolutos – es la masonería internacional esparcida por todo el mundo, como noviciado de la Orden, para probar, ensayar y conquistar adeptos.

Sus jefes son elegidos por los masones residentes en la ciudad norteamericana de Evanston, Illinois, cerca de Chicago sede del organismo central. Al frente de cada club local hay un presidente a quien acompaña el vicepresidente, el secretario, el tesorero y el macero; y en cada distrito de clubes federados existe un gobernador, el cual depende directamente del Club Central, integrado por una Junta Directiva mundial que se renueva anualmente.

Esta Junta Directiva del Rótary International consta de un presidente, tres vicepresidentes, diez directores, un secretario y un tesorero. Uno de los directores, en 1958, fue el cordobés Triatán E. Guevara, ministro de Trabajo y Previsión en la Argentina.

Para elegir a los directores los distritos se agrupan en zonas.

Cada club rotario debe tener entre sus socios un representante de cada profesión, negocio o institución reconocida en la comunidad donde actúa. El número mínimo de socios es veinte y deben ser todos varones. Su nombre surgió – según se lee en sus estatutos y reglamentos – de la costumbre de celebrar las reuniones de primer club por "rotación" en los distintos despachos de los socios fundadores. Dos años después ya no se hacían en los domicilios de los asociados sino en los hoteles más lujosos, como cuadraba a la categoría social de sus integrantes, millonarios industriales, magnates de la Banca y de los consorcios comerciales de profundísima penetración internacional. Su lema oficial es: “Dar de sí antes de pensar en sí. Se beneficia más quien mejor sirve”.

El “mallete”, distintivo del venerable maestro de la logia masónica, es también el distintivo del presidente del club rotario, y la bandera blanca de los masones es el emblema de los rotarios, que han sustituido en ella el águila de dos cabezas por la rueda dentada.

El gobernador, elegido en la reunión anual de los clubes del distrito, debe ser presentado al Rótary International para su aprobación definitiva.

Al candidato se le exige, como requisito indispensable para ser propuesto para tal cargo de supervisor general, el haber participado en la Convención Internacional Rotaria; pues estos altos jefes resultan ser, en la práctica, agentes de la Junta Directiva en el Exterior. A la Convención Anual de los delegados rotarios precede siempre la Asamblea Internacional de los gobernadores, donde éstos reciben normas de gobierno. De la misma manera, cada gobernador reúne, en abril o mayo, a los presidentes y secretarios de todos los clubes de su distrito, además de la conferencia distrital que anualmente realiza con los socios.

Sus deberes son: remitir mensualmente sus mensajes a los clubes de su jurisdicción y vigilarlos directamente bajo la fiscalización de la Junta Internacional; comunicar a la Junta Directiva de los Estados Unidos los resultados de la Asamblea del distrito, y enviar a estas mismas autoridades internacionales de Chicago el informe anual de sus visitas a los clubes de la zona. Cada presidente de club remitirá por separado el informe semestral al Secretario General del Rótary International.

En la sede central se llevan al día los ficheros de todos los clubes del mundo, enriquecidos con los datos actualizados de cada uno de sus miembros.

Fundado el Rótary Club, o Circulo de la Rueda Dentada, el 23 de febrero de 1905 en Chicago por el abogado masón Paul Harris, adquirió carácter internacional en 1912: estableciéndose en la Argentina el 8 de noviembre de 1919.

La estadística publicada en 1959 totaliza 260 distritos, 10.000 clubes y 500.000 rotarios, de los cuales 6.000 se hallan en nuestro país, donde funcionan 240 clubes [40].

El 21 de febrero de 1965 el señor Rafael Cabral, gobernador del distrito 489 de Buenos Aires del Rótary Internacional, manifestó en una entrevista del Canal Teleonce: “Como el Rótary está integrado sobre la base de la comunidad en que actúa, será católico en una comunidad católica, como sucede en la Argentina; y donde la comunidad es protestante, será protestante...

No tiene ninguna vinculación con la masonería; pero es indudable que en sus clubes existen masones, por cuanto en el Rótary no hay ninguna clase de discriminaciones”. A continuación se dio la siguiente estadística: 560.000 rotarios en 12.000 clubes distribuidos en 127 países. En la Argentina existen 350 clubes, con 10.000 socios, agrupados en 7 distritos. Al frente de cada distrito se encuentra un gobernador, que es funcionario del Rótary Internacional.

8.8 - La nueva religión laica de la amistad rotaria

"Nuestro plan – declaró Harris – hace caso omiso de todo credo y glorifica los hechos. Rótary está abierto a protestantes, católicos, judíos, musulmanes, cristianos, budistas y ateos. ¿Vamos a ser retrógrados, o debemos ir adelante con el progreso de los tiempos?”

Esto es lo que se propone el rotarismo a saber: racionalismo en doctrina, naturalismo o laicismo en moral e indiferentismo absoluto en religión.

Su semejanza con la masonería radica cabalmente en el naturalismo racionalista, en el indiferentismo religioso y en la moral universal atea. Se propone mejorar la humanidad por la amistad y la camaradería, sustituyendo el mandil masónico por el mantel laico de la opípara mesa. En esta campaña de mejoramiento social no cuenta para nada la religión; "ni siquiera debemos acordarnos de ella", decía el gobernador del distrito 63, Abente Haedo, en mayo de 1936.

El católico, soldado por vocación, deberá dejar sus armas a la puerta del club, si desea permanecer en el Rótary y, obligado al combate espiritual, quedará inerme ante los errores que le serán presentados bajo los velos de la indiferencia.

El rotario William Mayer afirmó en México que “todos y cada uno de los rotarios deben desterrar de sus mentes los prejuicios de religión y de nacionalidad”; y en 1944 el rotario argentino, doctor del Forno, aseguró que “la moral sin dogmas forma la conciencia del Rótary”.

Ya el rotario belga Hermann Doms había expresado en 1927 que “la moral del Rótary no tiene religión. Es estrictamente neutra en el sentido más amplio de la palabra”.

Para un rotario es muy fácil entonces hablar de tolerancia religiosa en su propaganda laicista; pues, si en nada cree, todo para él resulta una misma cosa.

En 1936 el rotario argentino, Salvador Díaz Moreno, manifestó que “al Rótary no le interesa la religión ni los dogmas revelados; ni dioses ni tampoco santos. El Rótary vive de la realidad del presente; pero en sus entrañas se gesta una "nueva religión laica" de la amistad. El porvenir dirá si tendrá o no su Olimpo.

Y el rotario brasileño Ferraz Alvim decía en el club de San Pablo: "Rotary no tiene moral práctica ni mucho menos teórica”.

En los clubes rotarios se prohíbe a los católicos manifestar su fe religiosa, pero en cambio ella puede recibir allí duros ataques.

En el club de la provincia de San Juan en 1937 – para citar algún caso entre tantos – se desconoció la divinidad de Cristo y se le llamó "bohemio”; y en el club de Buenos Aires, el 21 de julio de 1944, se injurió a los santos de la Iglesia Católica, endosándoles el carácter de “epilépticos” a San Pablo, a San Francisco de Asís, a Santa Juana de Arco y a Santa Bernardita Soubirous [41].

Este mismo club de la Capital Federal celebró con gran pompa y entusiasmo, el 11 de julio de 1934, el cincuentenario del laicismo escolar argentino; y tal homenaje se repitió en marzo de 1956 junto con el de la masonería, cuando el gobierno provisional anunció la vigencia de la ley 1420 que consagró nuevamente entre nosotros el laicismo en la escuela haciéndolo extensivo a todo el país.

El 11 de abril de 1944 decía Julián J. Lastra en el Rótary Club de Neuquén: “Sobre la cumbre de la montaña de los siglos hay una nueva cruz, el Rótary, pero cruz sin victima. Nuestro código moral rotario sin principios dogmáticos, sino empíricos, es como el evangelio de la sagrada escritura. Con nuestra política de buena vecindad y nuestra palabra de honor, alcanzaremos la paz entre los hombres y la armonía entre las naciones". Esta es la misma teoría del masón Harris fundador del Rótary el cual decía – olvidándose de la venida de Jesucristo y la publicación de su Evangelio - que “el firme cimiento sobre el cual se edificará la paz permanente del mundo y que excluye a cualquier otro es el Rótary" [42].

"El 28 de junio de 1946 el Rótary Club de la ciudad de San Nicolás rindió un público homenaje al partido socialista que, “por la conducta definida y recta, se había puesto lealmente al servicio de la patria”. Pero ¿ignoran, acaso, los católicos rotarios, que tal partido político ha sido y sigue siendo en nuestro país el tradicional enemigo de la Iglesia Católica?.

El 15 de enero de 1958, por primera vez en la historia del Rótary argentino, un presidente de la Nación asistió al almuerzo ritual de los miércoles, servido en el Plaza Hotel de Buenos Aires.

El vicepresidente lo hizo al mes siguiente, el miércoles 12 de febrero. En tal ocasión, el contraalmirante Isaac Rojas dijo: “...Soy un convencido del bien que hace a la humanidad la organización a que ustedes pertenecen...”; y el general Pedro Aramburu – al ser declarado miembro honorario del Rótary por su gobernador metropolitano, doctor Guillermo Garbarini Islas – expresó lo siguiente: “...Conozco los altos fines que persigue esta institución y por ello he sentido una gran satisfacción cuando se me ha invitado a concurrir a esta comida de camaradería... Ojalá, señores, pudieran multiplicarse en el país instituciones de la naturaleza del Rótary Club, porque de ellas emana una fuerza espiritual tan extraordinaria que, en realidad, son el puntal, la garantía más segura para la democracia y la libertad...”

EI 8 de abril de 1959 el ex presidente provisional, Pedro Aramburu, es despedido, en reunión secreta, por el Rótary Club de Ramos Mejía, antes de emprender viaje a Europa. Presidía la mesa, como invitado de honor, el señor Drysdale, Gran Maestre de la masonería argentina y agente confidencial de S.M.B. El homenajeado se hallaba a su derecha revestido – según algunos cronistas – con su mandil reglamentario, correspondiente al grado 33 [43].

En 1926 los rotarios enviaron al verdugo de la Iglesia Católica en México, Plutarco Calles, un telegrama en el cual, después de felicitarlo, le decían: “Estamos resueltos a cooperar con vuestro gobierno mientras podamos”. Al hablar de la cuestión religiosa mexicana declaraba el masón neoyorquino Roberto A. Grennfield: “La masonería se vale de la YMCA (protestante) y del Rótary para combatir al catolicismo”.

Es un hecho que los rotarios florecen donde más abundan los masones, a tal punto que aquellos, generalmente, no son otra cosa que masones disfrazados.

Masón fue su fundador y sus principales colaboradores y masones son los actuales dirigentes internacionales. En Londres existe una logia masónica – la Rótary Lodge – reservada exclusivamente para rotarios masones.

El boletín de enero de 1928 del Gran Oriente Español decía que “los masones podían considerarse como los hermanos mayores de los rotarios, ya que entre una y otra institución hay grandes puntos de contacto".

“En los clubes rotarios – afirma la revista masónica “Alpina” – tienen su puesto muchos masones; y esto es fácilmente comprensible – añade – dados. los principios porque se rige el rotarismo”.No es, por lo tanto, una novedad que en la revista masónica “El Nivel”, editada en Buenos Aires, se informara al público masónico, en su entrega de febrero-marzo de 1944, sobre “los eficientes trabajos realizados por el Gran Maestre de la Gran Logia Argentina en conexión con el Rótary Club”.

El masón Pérez Torreblanca decía en la Asamblea de la Masonería Simbólica de España en 1929: “Por sus orígenes los Clubes rotarios cumplen una función internacional muy parecida a la masónica, aunque la limitación de sus fines los coloque en la puntuación de hermanos menores de nuestra Orden. La masonería debe colaborar en este movimiento para que no se desnaturalicen sus fines primordiales”. Y luego, a raíz de las censuras eclesiásticas recaídas sobre los socios de la “rueda dentada", añadía: "El movimiento rotario, condenado por la Iglesia y perseguido por los obispos, merece una simpática consideración, e incluso el apoyo de integrarlo allí donde las posibilidades masónicas lo permitan” [44]

Entre los diversos centros que deben su iniciación al Rótary; debemos nombrar, por su gran importancia, al Club de Leones.

Esta institución, llamada también Lions International, cuya casa matriz se halla en Chicago nació en la ciudad estadounidense de Dallas, Texas en 1917, como hermano menor del Rótary. Según se cree es una organización internacional de origen masónico que responde a los intereses petroleros de los Estados Unidos. El leonismo ha fundado ya 16.000 clubes en el mundo y cuenta con 100.000 asociados, llamados “leones”. La sigla LEONES puede significar, según los intérpretes del leonismo: Lealtad, Entendimiento, Orden, Nobleza de Ideales, Esfuerzo por el progreso y servicio al individuo.

En diciembre de 1954, al iniciarse la persecución religiosa en la Argentina, vino a Buenos Aires, con selecta delegación, el vicepresidente de los “leones internacionales”, Humberto Valenzuela García para discernir – en la quinta presidencial de Olivos – a Perón, al vicepresidente Alberto Teisaire, al ministro de Educación, Armando Méndez San Martín, y a otros gobernantes y primates del partido oficialista, la más alta condecoración del club, a saber: “La Orden al Mérito Leonístico” 44’.

La primera convención de clubes de leones del distrito correspondiente a la Argentina se reunió luego en el teatro El Círculo de la ciudad de Rosario, el 23 de mayo de 1957, presidida por su delegado internacional, el ya mencionado doctor Humberto Valenzuela García; y al establecerse en Buenos Aires la filial nacional de la institución, resultó elegido como presidente José Fernández Moreno [45].

8.9 Rotarismo y catolicismo

En 1928 condenaron al Rótary, en sendas cartas pastorales, los obispos españoles de Palencia, Almería, Tuy, León y Orense, y luego el episcopado español en pleno el 1º de febrero de 1929.

El primado de Toledo, monseñor Segura y Sáenz, escribía en su pastoral del 23 de enero de 1929: “El Rótary hace profesión de un laicismo absoluto y de una indiferencia religiosa universal, intentando moralizar a los individuos y a las sociedades con total prescindencia de nuestra santa Madre la Iglesia Católica.

Mientras predican una moral sin religión para llegar a la paz universal, ocultan – bajo un aspecto comercial, recreativo, filantrópico, pedagógico, neutral, pero siempre laico – la negación de la moral verdadera y de la verdadera religión, que tratan de sustituir con una religión que no es la de Jesucristo”.

El obispo de Palencia decía: “La institución rotariana, como tal, hace profesión de laicismo absoluto, de indiferencia religiosa universal, e intenta moralizar a los individuos y sociedades por medio de una doctrina radicalmente naturalista, racionalista y aún atea. Sepan, por tanto, nuestros amados fieles que, dentro de los titulados clubes rotarios, no pueden entrar los buenos católicos”.

Y el obispo de Orense señalaba que “tales clubes rotarios no son otra cosa que nuevos organismos satánicos de igual procedencia y espíritu que el masonismo; bien que procuren disfrazarse y aparecer con el marchamo de humanitarismo puro y hasta de caridad cristiana y de fraternidad universal... Según todas las señales y testimonios y documentos fidedignos, y aún a juicio y probanza de insignes y meritisimos católicos y prelados de la Iglesia, la organización rotaría resulta sospechosa y debe estimarse vitanda, execrable y maldita”.

El cardenal Andrieu, arzobispo de Burdeos, lo condenó en 1929; y, al mencionar estos documentos de los episcopados francés y español, la Revista Eclesiástica de Buenos Aires, en 1929 y 1945, recordaba a los católicos la resolución Nº 87 del Episcopado Argentino que ordena lo siguiente: “Deben nuestros fieles andar muy cautos en dar su nombre y apoyo a asociaciones de carácter internacional con principios doctrinarios opuestos a las enseñanzas de la Iglesia y con gobierno sustraído a toda dirección e influencia de la misma”. Y más adelante comentaba que “entre esas asociaciones se puede incluir con justicia al Rótary Club”; por lo que sólo con permiso del obispo, y comprometiéndose a seguir fielmente sus instrucciones, un católico podrá pertenecer por excepción al Rótary [46].

Porque “el Rótary – escribió el jesuita José M. Bower en la revista “Estudios” de Buenos Aires en su entrega de octubre de 1928 – no es compatible con el catolicismo. Con su moral racionalista, naturalista y laica se alza como rival de la moral evangélica, y entre la moral del Rótary y la moral de Cristo la opción no puede ser dudosa para un católico. Mutilar la verdad divina es un sacrilegio, disimularla es una cobardía y sustituirla por otra es una apostasía”.

Todo sistema ético que no se base e los principios cristianos es inadmisible para un católico, y "las tentativas de acuerdo en este terreno – nos advierte Pío XI en su encíclica Mortalium ánimos del 6 de enero de 1928 – no pueden en ninguna manera, obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son con poca diferencia, igualmente buenas. Cuantos sustentan esa opinión poco a poco vienen a parar en el naturalismo y ateísmo" [47].

El Boletín Eclesiástico de la arquidiócesis de Santa Fe del 15 de marzo de 1933 se hace eco de estos conceptos al transcribir un artículo de L’Osservatore Romano, órgano oficioso de la Santa Sede, subrayando el “carácter antirreligioso y anticatólico del rotarismo” [48].

A las condenas de los obispos españoles y franceses siguieron las del episcopado holandés en su Conferencia de Utrecht de 1930, del episcopado peruano en 1938 y de monseñor Reves, de Nicaragua, en 1941, los cuales en general dicen: “El Rótary sostiene una doctrina radicalmente naturalista y atea, totalmente indiferente en cuanto a la religión y al culto. Tales clubes son satánicos, de igual espíritu y procedencia que el masonismo... Y predican una moral sin religión... Por lo que declaramos categóricamente que a ningún católico le está permitido afiliarse al Rótary, y que al pertenecer a él ponen en peligro su salvación eterna...”

La Santa Sede – respondiendo a la consulta de los obispos – lo prohibió terminantemente para todos los clérigos en su “non expedit” (no conviene) del 4 de febrero de 1929, y luego Pío XII repitió tal prohibición el 11 de enero de 1951, añadiendo para los fieles en general una exhortación, en la cual les aconseja que se cuiden de pertenecer a sociedades condenadas por la Iglesia o simplemente sospechosas, a tenor del canon 684 del Código de derecho canónico. Tal referencia al canon carecería de sentido si no involucrara una prohibición por lo menos tácita o implícita.

La Santa Sede, aclarando la frase curial “non expedit”, indicó que “prohibitionem importat”, o sea, constituye una prohibición. Y L’Osservatore Romano, diario oficioso del Vaticano, daba tres razones principales de tal prohibición, a saber: “Por su origen masónico, por sus probadas hostilidades hacia la Iglesia Católica y por su código moral, tan parecido, en casi su totalidad al de la masonería”.

L’Osservatore Romano del 27 de enero de 1951 continúa diciendo: “El espíritu laico y arreligioso caracteriza al Rótary y; en particular, con relación a los problemas en los que el católico no puede prescindir de las enseñanzas de la Iglesia Católica; como, por ejemplo, en el campo moral y en materia de justicia social. Este carácter aparece evidente en el articulo 3º de los Estatutos y en todo el conjunto de los once artículos del así llamado Código Ético del Rótary... De hecho fácilmente se deriva de dicho articulado un espíritu laico y un indiferentismo religioso; se presta a la infiltración en los Rótary de elementos masónicos y anticlericales, como de hecho ha acontecido en algunas naciones, en donde ha prevalecido un influjo masónico, y la acción de los clubes rotarios ha resultado un contraste con la actividad y fines de la Iglesia... Corresponde a los obispos establecer en el caso concreto, en su propia diócesis, si el Rótary que actúa en ella debe o no considerarse o tenerse como una asociación “sospechosa" (como reza el canon 684...). Los obispos deberán proceder considerando al Rótary en su conjunto con relación a los intereses religiosos de toda la Nación” 48’. En la Revista Eclesiástica Argentina de mayo-junio de 1960, páginas 268 y 269, se lee: “El decreto 42 del Concilio Plenario Argentino establece que no es permitido a los sacerdotes asistir a las reuniones de la asociación del Rótary Club, ni dar su nombre a ella”. La resolución 92 de mayo de 1936, del Venerable Episcopado Argentino, dice: “Deben nuestros fieles andar muy cautos en dar su nombre y apoyo a las asociaciones de carácter internacional con principios doctrinarios no conformes a las enseñanzas de la Iglesia y con gobierno sustraído a toda dirección o influencia de la misma” [49].

En la página 105 del Boletín Eclesiástico del Arzobispado de Buenos Aires, publicación oficial de setiembre de 1962, se lee: “Recuérdase a los señores sacerdotes que, por disposición de la Santa Sede, no solamente no pueden ser miembros del Rótary, sino, demás, participar en las reuniones de esa institución. Y por voluntad del S. Emcia. Rdma., el Señor Cardenal Arzobispo Primado, expresada el 22 de mayo de 1961, también les está prohibida aun la mera asistencia a los actos del Rótary Club; de ahí que no pueden bendecir o inaugurar obras de esa institución. Respecto a los católicos seglares, S. Emcia. Rdma. ha declarado lo siguiente:

“Mientras las asociaciones del Rótary Club respeten los principios cristianos, la Iglesia no inquieta a los católicos que ya forman parte de ellas; tolera que continúen. Pero, en el caso de ser consultada, o pudiendo advertir a los católicos, desaconseja su ingreso al Rótary Club prefiriendo que sus fieles armen parte de las asociaciones activas de la Iglesia, ya sea con fines de apostolado, o de cultura, pero siempre definidamente católicas". En el mes de junio de 1964 añadía para los sacerdotes en la página 67: “Los sacerdotes de esta arquidiócesis han de atenerse a la siguiente norma, dada por el Emmo. Sr. Cardenal Arzobispo Primado: Desde ahora, en casos particulares, se puede solicitar la correspondiente autorización del Ordinario Local para aceptar invitación del Rótary Club, y hablar, siempre que fuere oportuno y el sacerdote juzgue que puede contribuir al mejor conocimiento de la Iglesia y de su doctrina moral para bien de la comunidad”.

Los rotarios argentinos, al conocer tal decisión de la Santa Sede, hablaron de las “injustas apreciaciones del Vaticano”, de "reviviscencias de la intolerancia medieval”, de que “la Iglesia ha cometido un error muy serio”; y que tal actitud manifiesta en Ella “una autoridad espiritual llena de soberbia”. Con tales apreciaciones sobre el supremo magisterio del Vicario de Cristo en la tierra ¿cómo puede llamarse católico un rotario?

En setiembre de 1945 la revista eclesiástica de Buenos Aires se expresaba así: “El Ordinario no puede permitir que los sacerdotes se afilien o den su nombre a los Rótary clubes, ni tampoco que asistan a las reuniones que aquellos verifiquen” [50].

La última vez que Paulo VI habló sobre el Rótary lo hizo para los rotarios de Italia, según se lee en L’Osservatore Romano del 6 de setiembre de 1965. Después de alabar los fines que la institución propone a los socios en “una exigencia de seriedad y honestidad y de favorecer el progreso de la cultura y de las relaciones amistosas entre los hombres y las naciones”, les dijo: "Aún cuando todo esto es loable y bueno, no puede constituir un programa completo para dar a la vida del hombre su significado verdadero... Los estatutos del Rótary, queriendo asociar a hombres de diversas tendencias ideológicas y religiosas, se abstienen de imponer a sus socios cualquier profesión determinada de pensamiento o de fe. Este aspecto de vuestro programa ha hallado reserva... inclusive de parte de la Iglesia Católica... por el temor de que la mentalidad, que surgía de vuestro programa, padeciera el influjo de otras ideologías, o que se lo propusiera como norma suficiente para la guía de la conciencia del hombre.. Afortunadamente (en la actualidad, el Rótary), no rehuye el que, alguna vez, voces autorizadas lleven a su seno los testimonios de la filosofía perenne y del mensaje cristiano... Hacemos votos para que, en su actitud, el Rótary sea también respetuoso con los valores espirituales y religiosos y en sus clubes no sea del todo forastero el Maestro de la humanidad: Cristo el Señor”. Leemos en L’Osservatore Romano de 1933: “Los rotarios, al pretender ser la auténtica organización práctica de la ética y los maestros y ejecutores de la ley moral que ellos señalan, argumentan en forma parecida a los doctrinarios de la masonería. Por esto la concepción rotariana, así como la masónica, no pueden conciliarse con la doctrina católica”.

El rotarismo, prescindiendo de veinte siglos de vida cristiana, ha dado un salto gigantesco hacia atrás y se ha colocado en plena filosofía pagana y naturalista. Sus rasgos propios e imborrables son: un naturalismo radical, un absoluto indiferentismo religioso y un ateísmo práctico completo.

El célebre pensador inglés Chésterton lo define como “una organización sin alma, desprovista de toda dignidad espiritual. El compañerismo rotariano – dice – no tiene nada de cristiano y su teoría de la propia suficiencia es la más negra de las modernas herejías”. Y concluye así el erudito escritor: "El hombre no se basta a si mismo, debe apoyarse en Dios; y el rotarismo prescinde de toda idea divina en las relaciones humanas. La hermandad de los hombres necesita de la paternidad de Dios. Cuando se suprime evita la creencia en lo sobrenatural (como hace el Rótary) todo queda reducido a una mezquina colección de presuntuosos” [51].