lunes, 29 de julio de 2013

LOS HILOS DEL DIABLO: EL "ME SIENTO REJUVENECER" DE LOS OBISPOS EN LA JMJ



Al parecer bajo los efectos de un alucinógeno llamado V2, los obispos de la iglesia conciliar han demostrado en las JMJ de Río que la iglesia conciliar no baila porque sea joven, sino porque está “gagá”. Y el que dice “río” es el diablo-por ahora.
Tal vez los tan orgullosos, optimistas y progresistas obispos hayan bebido de la pócima elaborada por el mono (en realidad una mona) de la película “Monkey Business” o “Me siento rejuvenecer”, que vuelve infantiles a los adultos que la beben. Nuevamente debemos recordar que el diablo es la mona de Dios, y que todo lo que hace al fin termina mal.





“Ahora, resulta bastante obvio que el mundo moderno está completamente orien­tado hacia la juventud. Las leyes aseguran que la juventud no sea disciplinada. La edu­cación está “centrada en los niños”. Las modas, la música, y los entretenimientos es­tán dirigidos hacia el consumidor joven. Los partidos políticos tienen secciones de juven­tudes, la edad para votar se va reduciendo, y los gobiernos y las Naciones Unidas buscan la aprobación de la juventud. Incluso la Igle­sia Católica ha entrado en el juego al predi­car a los jóvenes la ley del Thelema de Crowley: haz tu voluntad.Existen “misas” de niños o jóvenes muy corrompidas como para recurrir a ellas. Se alienta a la juventud a que discuta y critique las creencias y las prácticas de la Iglesia. En lugar de enseñar­les a cumplir los mandamientos de Dios y de la Iglesia, se les enseña a descubrir sus pro­pios valores e idear su propia espiritualidad. Esta complacencia thelémica culmina en las extravagancias salvajes llamadas las Jornadas Mundiales de la Juventud” (artículo completo aquí).