martes, 3 de septiembre de 2013

CINEMATOGRÁFICAS – DOS PELÍCULAS DEL CINE CATÁSTROFE




De “Un Papa en la tormenta” a “Un Obispo en la tormenta”, ¿hay sólo una coincidencia azarosa en los títulos o es deliberada?

Ya comentamos en su momento la muy publicitada por la Nueva FSSPX “Un obispo en la tormenta”, película biográfica sobre Monseñor Lefebvre. Ya dejamos en claro en aquel lugar –según nuestro criterio- el contagio liberal de la película y de qué manera la figura de nuestro Fundador aparecía “descafeinada” y “presentable” para un amplio público conciliar, quitado todo su integrismo belicoso y anatemizante para con la iglesia conciliar de los anticristos (Mons. Lefebvre dixit).

Ahora nos encontramos –gracias al generoso aviso de un amigo- con un film llamado “Un Papa en la tormenta”, el cual no viene a ser otra cosa que –perdone el lector la explicitud adjetiva- una nauseabunda, deplorable, falsa, asqueante, empalagosa, mediocre y maligna hagiografía sobre Pablo VI. Con la añadidura de incluir una escena repulsiva donde se evoca la figura de Monseñor Lefebvre –en una sesión del concilio- recreándolo como una especie de dinosaurio, una antigualla, un retrógrado que se quedó en el tiempo, finalmente puesto en su lugar por el gran santo Paulo VI.    

Por lo que pudimos ver (y padecer), la película (en su versión en varias partes y algunos recortes, aunque puede verse completa) se dedica a mostrar en un tono pastelero los “gestos” y más “gestos” de Montini, tal como ahora los medios se ocupan de hacer con Francisco, esparciendo a su alrededor, cada vez que abre la boca, una sentencia profunda e inolvidable en los oídos de quienes lo escuchan hablar en piadosos susurros.

La película fue producida en el año 2008 por las productoras RAI y LUX VIDE. Lo que no está de más preguntarse es si los productores de “Un obispo en la tormenta” conocían  o no esta película, aunque difícilmente se les escapara su realización. En caso de que la conocieran, ¿llamaron de modo parecido su documental sobre Mons. Lefebvre para dar una respuesta a la película sobre Pablo VI? De ningún modo se ve esto en la película sobre Mons. Lefebvre, pues como ya lo dijimos, evita todo lo que puede ser confrontativo y chocante a la sensibilidad liberal romana y acuerdista de la FSSPX.

Si los productores no hubieren conocido la película de Pablo VI, la llamativa coincidencia va mucho más allá de los títulos, porque ambas, una en grado superlativo y la otra más mesuradamente, falsean las figuras que se proponen retratar.


Como sea, la tormenta desatada en el Vaticano II –con Montini a la cabeza- ha llegado hasta la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, y en este caso sí puede trazarse otro paralelo entre aquel Cardenal Montini luego elegido Papa y un obispo llamado Bernard Fellay, luego elegido Superior general de una congregación a la cual, como aquel hizo con la Iglesia, se dedicó a destruir y falsificar. No sabemos cuándo llegará su propia película, pero lo que sí sabemos es que la tormenta lejos de disolverse, sigue aumentando. Y eso, por más películas que se hagan, no se puede disimular.

En la parte 3 de la película aparece la versión de Mons. Lefebvre según los modernistas/masones que la hicieron. Por supuesto que tienen que nombrarlo, pues el actor que lo interpreta no tiene el menor parecido. En eso estuvieron coherentes: la falsificación es absoluta.

Más adelante, luego de lo de “el humo de Satanás”, y en plena crisis, Pablo VI tiene una pesadilla en la que varios personajes lo rodean y lo agreden con acusaciones del tipo “has sido un fracaso” o “has sido un inútil” y otras por el estilo. Entre estos personajes adversos aparece el Monseñor Lefebvre feroz que muestra la imagen. Afortunadamente, se le aparece a Pablo 6 el Grande un hombre pobre de Tierra Santa que lo consuela mostrándole el Calvario y aventando semejante pesadilla.