jueves, 3 de diciembre de 2015

UN FELICÍSMO LAPSUS


150922163048-06-pope-francis-usa-0922-exlarge-169

A propósito del tiroteo en la clínica abortista de Planned Parenthood en Colorado Springs, copio y pego la información de La Nación:
“Fundada oficialmente en 1942, Planned Parenthood cuenta con unos 700 centros en todo Estados Unidos y, según los datos publicados en su sitio de internet, recibe unos 2,7 millones de visitas de pacientes al año.
Sólo en 2013 se practicaron unos 325.000 abortos en sus clínicas. De hecho, en Estados Unidos la mayoría de los abortos se realizan hoy en clínicas asociadas con la organización, que se ha convertido en uno de los objetivos principales del movimiento pro vida en el país.
Desde la década del 80 varios miembros del Congreso, en su mayoría republicanos, también intentaron bloquear los fondos oficiales para esta organización. De los 1300 millones de dólares anuales de ingresos que tiene Planned Parenthood, unos 530 son provistos por el gobierno federal en concepto de reintegros”.
No tengo dudas de que los datos fueron publicados por error o inadvertencia, ya que los otros diarios, si bien informaron sobre el tiroteo, ocultaron los detalles de la actividad y financiamiento de la organización criminal.
Bienvenido sea el lapsus de La Nación.
Notas catapúlticas
Cuando Bergoglio visitó los Estados Unidos pronunció un discurso en la Casa Blanca, pidiendo que
“se salvaguardasen los derechos de las personas y comunidades y se rechazase toda forma de discriminación injusta”. Además elogió la iniciativa de Obama “encaminada a la reducción de la contaminación atmosférica” porque
“…el cambio climático es un problema que no se puede dejar a la próxima generación-dijo-. Todavía tenemos tiempo para hacer los cambios necesarios. Estos cambios exigen que tomemos conciencia seria y responsablemente, no sólo del tipo de mundo que podríamos estar dejando a nuestros hijos, sino también de los millones de personas que viven bajo un sistema que les ha ignoradoNuestra casa común ha formado parte de este grupo de excluidos, que clama al cielo y afecta fuertemente a nuestros hogares, nuestras ciudades y nuestras sociedades”.
2)Pero con tal de que no lo acusasen de fundamentalista, Bergoglio no dijo una palabra sobre la complicidad de Obama con el genocidio, como hubiera sido su inexcusable deber, máxime contando con la información de los numerosos grupos católicos que luchan contra el aborto. Para él es un tema secundario, según lo que expresó en “No podemos seguir insistiendo sólo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos”.http://www.lanacion.com.ar/1621614-historica-apertura-del-papa-sobre-aborto-divorcio-y-gays
Estos son pecados que claman al cielo y no la contaminación atmosférica.
3)Como se ve, ambos carcajean a dúo. Se ve que entre ellos se sienten muy a gusto.
Fuente: Catapulta