miércoles, 13 de enero de 2016

‘EE.UU. AVANZA HACIA UNA GUERRA CONTRA CHINA Y RUSIA’


La orden de EE.UU. de poner sus tropas presentes en Corea del Sur en máxima alerta supone "una decisión muy seria de guerra" hacia China y Rusia.
"La amenaza que plantea (EE.UU.) desde Corea del Sur contra Corea del Norte no está dirigida a Corea del Norte. Aunque ellos sigan adelante y traten de arrasar Corea del Norte, como ya han (destruido) Irak y Libia y están tratando de hacerlo en Siria, el objetivo es China", aseguró el lunes Mike Billington, editor de la revista semanal estadounidense Executive Intelligence Review (EIR).
En una entrevista concedida a la agencia iraní de noticias Press TV, Billington aludió a la orden que el comandante de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea (USFK, por sus siglas en inglés), Curtis Scaparrotti, dio en la misma jornada del lunes de poner a las fuerzas norteamericanas en máximo nivel de alerta para enfrentar cualquier posible provocación por parte de Corea del Norte.
De acuerdo con el analista, el mundo está al borde de una crisis económica —un colapso financiero a escala global que sería peor al de la década de 1920 y 1930— y China tiene más probabilidades de sobrevivir, lo que no puede tolerar Estados Unidos ni el Reino Unido

Mike Billington, el editor de la revista semanal estadounidense Executive Intelligence Review (EIR).

Asimismo, señaló que Washington como “la herramienta principal del sistema financiero global” se está alistando para una guerra no sólo contra Pekín, sino también contra Moscú.
EE.UU., prosiguió, exige que Corea del Sur acepte el despliegue de misiles de largo alcance pero Seúl se niega a aceptar rotundamente porque reconocen que estas armas no son necesarias para defenderse de Pyongyang y entiende que la única razón de este despliegue es la preparación para la guerra contra Rusia y China.
El 6 de enero Pyongyang confirmó haber realizado con éxito una prueba de una bomba de hidrógeno, y como consecuencia, Corea del Sur reanudó su campaña propagandística antinorcoreana en la frontera común, además ordenó que su Ejército esté listo para responder a cualquier provocación nuclear de su vecino norteño. EE.UU., por su parte, ordenó el domingo que su portaaviones nuclear Ronald Reagan se aproxime a la península de Corea.
De igual modo, Washington y Seúl desplegaron un bombardero estratégico de largo alcance Boeing B-52 Stratofortrees sobre la península coreana, en respuesta al ensayo nuclear de Corea del Norte.
Sin embargo, Pyongyang sostiene que su programa nuclear tiene carácter disuasivo ante posibles agresiones de Seúl y Washington.


El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha llamado a los desarrolladores de la bomba de hidrógeno a seguir con sus investigaciones en el marco de la “autodefensa” del país.
bhr/ncl/hnb
Fuente: hispantv