domingo, 13 de marzo de 2016

QUE SE SEPA, NO ES PERIODISTA, PERO...


Hay cuestiones de profunda significación, que podrían ser evidentes con cierta facilidad, mediante la dedicación a una buena lectura, pero la imposibilidad de hacerlo de manera diaria por la carga de tareas, sumando a esto la dejadez ante la influencia de abundantes distracciones disponibles, hacen de aquéllas, asuntos de difícil desentrañamiento.

Esta característica que es coincidente con el explosivo avance de los medios de comunicación, cuyos comienzos datan de mediados del siglo pasado, ante la aparición de la Radio y drásticamente potenciada por la Televisión, se ha visto fortalecida, por los avances tecnológicos de y en las comunicaciones en general, conjuntamente con la pérdida de los fundamentos para una educación sobre la base de Principios Católicos y Nacionales, Patrióticos, en llamativa coincidencia entrambos, como si se tratara de un acompañamiento inteligente.

Con matices propios a cada País, Región o Continente, estas acciones se han desarrollado sin menoscabo alguno, y cada cual puede descubrirlo con tan solo mirar objetivamente los acontecimientos vividos en no más de 60 o 70 años, a la fecha.

Se han perdido los razonamientos de sentido común, y las certezas lógicas en los conceptos, han cedido su lugar a las contradicciones y a la superficialidad.

Los conocimientos fluyen como lo hacen las noticias, que se cuentan por decenas en 30 minutos de cualquier informativo, por el medio que fuere.

El impacto sensible supera al acto inteligente.

Influyen en el ánimo las presentaciones dramáticas, las euforias de los goles, y las pasiones carnales mostradas en su cruda realidad, in situ.

Mucho se habla de diversas cuestiones, y cuya preparación por parte de quienes lo hacen, no siempre tienen dedicado un tiempo pronunciado de lectura e investigación.

Se habla superficialmente con sentido de solvencia, y se aprende a modular la voz para producir efectos específicos.

Los realities shows y la superficialidad, van reemplazando a la realidad y el esfuerzo.

Es como decía, si mal no recuerdo el P. Leonardo Castellani, que un periodista, hablando de los abocados al amarillismo en la prensa, es una persona de un mar de conocimientos de pocos centímetros de profundidad.

Lamentablemente vemos en nuestros días que esta realidad, de manera tan ocurrente definida, afecta ya no únicamente a muchos periodistas, sino a todo el amplio espectro de las relaciones humanas, como si cada persona fuera........ un periodista amarillista.

Impera el chisme, el me dijeron que…, la prensa dice que…, la cultura virtual…y también el infaltable acomodar de las cosas, asuntos, temas o negocios, al arbitrio subjetivo.

De esta manera se substrae al Hombre de la Realidad Objetiva, quien termina por amoldarse a vivir cediendo su espacio vital, su persona y circunstancias, al manejo arbitrario por parte de quienes han modificado paciente y eficazmente su Principio Inamovible, en donde ya no es más el Sí, Sí, y el No, No.

Con motivo de la crisis desatada por las expresiones de Mons. Williamson, me interesó especialmente lo expresado por Mons. Faure al P. Cardozo, al escribirle: Carta al Padre Ernesto Cardozo, 06/01/2016:“¿Dónde vio que Mgr Lefevbre dijo que la misa nueva está fuera de la Iglesia? Ya lo sé hay UNA cita en que uno podría pensar eso. ¿Una sobre mil?”.

En realidad y sin contarlas porque no viene al caso, en el libro La Misa Nueva, Editorial ICTION, 1983, hay 114 páginas en las cuales hay sobradas y muy concretas menciones del grave riesgo en que se incurre al asistir a ella; este libro es la recopilación de algunas conferencias de Mons. Lefebvre desde el año 1975 al 1979.

Tomo de algunas páginas partes del texto, para que se conozca a ciencia cierta, cuál era el espíritu que reinaba en el Concilio Vaticano II, y la opinión de Mons. Lefebvre.

Páginas 64 a 67, (partes): Debo contaros un pequeño incidente acaecido en 1962, cuando fui miembro de la Comisión Central preparatoria del Concilio. Teníamos nuestras reuniones en el Vaticano, pero la última fue dramática. En los fascículos dados a la Comisión Central había dos sobre el mismo tema: uno venía del cardenal Bea, presidente de la Comisión para la unidad, y el otro del cardenal Ottaviani, presidente de la Comisión teológica. Cuando leímos, cuando yo mismo leí estos dos esquemas, dije: “Es muy extraño, son dos puntos de vista sobre el mismo tema, completamente distintos, sobre la libertad religiosa y la actitud de la Iglesia frente a las otras religiones”. La del cardenal Bea se titulaba “De libertate religiosa”, la del cardenal Ottaviani “De tolerantia religiosa”. Ved la diferencia.

........ Quiero decir que estas cosas ya estaban preparadas antes del Concilio. El cardenal Bea no hizo, ciertamente, su esquema “De libertate religiosa” sin ponerse de acuerdo con otros cardenales. Esto es muy importante y muy grave porque se infiere que el Concilio del aggiornamiento fue preparado de antemano. Y por esto es que todos los esquemas del Concilio, ya redactados, fueron reescritos, las comisiones reorganizadas y se objetó la lista de los miembros de las comisiones preparatorias del Concilio que, sin imponerlas, proponía el cardenal Ottaviani. Así nos encontramos en el Concilio en una situación realmente penosa y comprendimos que aquéllos que eran conservadores, que permanecían fieles a los principios de siempre, a la tradición de siempre, no eran escuchados más, no eran sostenidos más por la autoridad, sobre todo cuando después de la elección de Pablo VI, fueron nombrados los cuatro moderadores del Concilio: los cardenales Döpner, Suenens, Lercaro y Agagianian. Esta nómina indicaba claramente que el viento soplaba a favor de los cardenales liberales.

........ En definitiva ¿cuál fue uno de los resultados más graves del Concilio? A mi parecer, haber cambiado la definición de la Iglesia; fue modificada la definición de la Iglesia. La Iglesia no es más una sociedad divina, visible, jerárquica, fundada por Nuestro Señor Jesucristo para la salvación de las almas. No, desde ahora la Iglesia es una comunión. ¿Qué significa esto? ¿Qué quiere decir Iglesia-comunión? ¿Comunión con todas las religiones? Comunión que acogerá en el seno de la Iglesia diversos grupos religiosos totalmente distintos a la Iglesia Católica.

Páginas 68 y 69, (partes): En la Santa Misa se sustituyó el sacrificio por la cena. Así, en vez del sacrificio de la Cruz se insistirá sobre la cena, sobre la comunión y la participación de los fieles. También esta orientación es completamente contraria a la Tradición de la Iglesia, a la Fe de la Iglesia. Lo que es importante en nuestra Misa es el sacrificio. El sacrificio de la Misa no es sólo una cena, no es la cena evangélica, es un verdadero sacrificio. Porque también si el sacerdote ofrece él solo, el sacrificio de la Misa, este sacrificio vale igual como si mil personas estuvieren con él, como si una multitud estuviera en la Iglesia. Ahora, en vez parece que la Misa es sobre todo una asamblea, y el sacerdote es el presidente de la asamblea. Presidente y no sacrificador: es una noción nueva de la misa.

Páginas 86 y 87, (parte): Hay en la Iglesia una orientación nueva, radical, grave, QUE NO ES CATÓLICA, que destruye nuestra religión.

........ Hice mi elección ante Dios: no quiero morir protestante, no quiero morir fuera de la Iglesia.
Página 99, (parte): Y ahora, bien lo saben ustedes, no se habla más que de los derechos del hombre, aun en la Iglesia. Es grave, muy grave.; son los hechos que vienen del Concilio Vaticano II, que se dice abierto, abierto a las ideas modernas: Pero esas ideas modernas son sencillamente ideas masónicas que destruyen la Iglesia y destruyen al mundo.

Páginas 104 a 106, (partes): Si no hay sacrificio, tampoco hay necesidad de víctima y la víctima para estar presente, debe estar precisamente en la sagrada Eucaristía. Y esta víctima es Nuestro Señor Jesucristo presente en la sagrada Eucaristía. Luego, tiene que haber presencia real. Si ya no hay sacrificio no es necesaria la presencia real. No es necesaria la víctima. Y entonces estamos al nivel de los protestantes.

........¿Por qué han cambiado las palabras de la consagración agregando las palabras puestas por Lutero? El cambio operado en las palabras de la consagración está en línea con las palabras de la misa luterana.

........ La oración del ofertorio de la Nueva Misa es una oración judía, es una bendición judía del siglo III, destinada a bendecir los alimentos. Es una bendición del padre de familia que bendice los alimentos. Eso es ahora el ofertorio, el nuevo ofertorio. Han querido hacer tanto ecumenismo aproximándose a los judíos, tomando una oración de los judíos, y no de los judíos convertidos al cristianismo, sino de los judíos como son aún ahora, y que recitan esta oración.

Tomemos otro ejemplo: la oración, la forma de la consagración episcopal, las palabras que actualmente consagran a los obispos, ya no es la de antes. Se ha tomado de los episcopalianos, de una secta de Norteamérica. ¿Por qué han ido a buscar la forma de consagración de los obispos en una ordenación de episcopalianos de la América del Norte? Por ecumenismo, para aproximarse, dicen, a los episcopalianos, a los protestantes, a los judíos y hacer de nuestros sacramentos y de nuestra Misa, una acción ecuménica.

........ Entonces debemos pensar que este cambio que se ha introducido en la Misa es precisamente el resultado del liberalismo que se ha introducido en el Concilio y que querría que fuéramos todos hermanos y que pudiéramos comulgar todos en la misma Eucaristía, ya sea protestantes, judíos, en fin, que tengamos todos el mismo culto. No es posible ¡es sacrílego! …

Páginas 116 y 117, (partes): respecto a la Nueva Misa destruyamos de inmediato esta idea absurda: si la Nueva Misa es válida, luego se puede participar. La Iglesia siempre ha prohibido a los fieles asistir a las Misas de los cismáticos y de los herejes, aún si ellas fueran válidas.

Es evidente que no se puede participar de Misas sacrílegas, ni de Misas que pongan nuestra fe en peligro.

........ Estas Misas Nuevas no sólo no pueden ser motivo de una obligación para el precepto dominical, sino que además con relación a ellas hay que seguir las reglas de la Teología Moral y del Derecho Canónico, que son las de la prudencia sobrenatural con relación a la participación o a la asistencia a una acción peligrosa para nuestra Fe o eventualmente sacrílega.

Páginas 120 y 121, (partes): El Papa Pío IX, particularmente habló mucho sobre el católico liberal, que él consideraba como destructor de la Iglesia. El católico liberal es una persona de doble faz, en continua contradicción. Quiere mantenerse católico y al mismo tiempo tiene el afán de agradar al mundo. Afirma su fe con miedo de parecer demasiado dogmático y actúa de hecho como los enemigos de la Fe Católica.

Define el Diccionario de la R.A.E., que el sofista, es el que se vale de sofismas, y que el sofisma, es razón o argumento falso con apariencia de verdad.

¿Habrá, o no, diferencias sustanciales entre un periodista, al decir del P. Castellani, un sofista, un católico liberal?

Veamos en un simple ejemplo.

Si una persona, periodista, alega que solamente una vez Mons. Lefebvre afirmó que la Misa Nueva está fuera de la Iglesia, lo que en el libro la Misa Nueva se demuestra no es así, pregunta: ¿qué opinión se tendría de su capacidad profesional? Respuesta: una persona de un mar de conocimientos de pocos centímetros de profundidad.

Si una persona, sofista, alega que solamente una vez Mons. Lefebvre afirmó que la Misa Nueva está fuera de la Iglesia, lo que en el libro la Misa Nueva se demuestra no es así, pregunta: ¿que opinión se tendría de él? Respuesta: un embustero.

Si una persona, católico liberal, alega que solamente una vez Mons. Lefebvre afirmó que la Misa Nueva está fuera de la Iglesia, lo que en el libro la Misa Nueva se demuestra no es así, pregunta: ¿que opinión se tendría de él? Respuesta: un chantapufi. (Significado en glosario de jergas y modismos de Argentina: Insolvente moral. Igual que Chanta: informal, tramposo).

http://que-significa.com/significado.php?termino=chanta / http://que-significa.com/significado.php?termino=chantapufi

Que se sepa, Mons. Faure no es periodista, pero........ ¡cómo se le parece!

Cada cual saque sus propias conclusiones.


Eduardo Sebastián Gutiérrez