jueves, 30 de junio de 2016

NOTICIAS DE GLORIA.TV - ¿IGLESIA DE SATÁN?






¿Iglesia de Satán? Recientemente el obispo Gebhard Fürst de Rottenburg-Stuttgart, Alemania, recibió a los jóvenes. El predecesor de Fürst fue el cardenal Walter Kasper quien Juan Pablo II promovió a Roma. Frente a los desconcertados jóvenes Fürst, que es un hombre mayor, pintó sus pies desnudos con el fin de crear un fondo de pantalla con sus huellas. Su vicario general Clemens Stroppel dijo a los jóvenes que el matrimonio y (la unión) homosexual son iguales. Cita: “Cuando se trata de amor, responsabilidad y lealtad, la Iglesia no tiene derecho a devaluar una unión homosexual en comparación con un matrimonio”.

Intolerancia: La televisión estatal española utilizó esta caricatura anticristiana con el fin de ilustrar el tiroteo en un club homosexual nocturno en Orlando. El que disparó era Omar Mateen Sadiqqi, un homosexual con antecedentes afgano-islámico, que era un cliente del club.

Sin conciencia: Mónica Cirinnà es un legisladora de izquierda italiana y autora del proyecto de ley de pseudo-matrimonio homosexual que fue votado en el parlamento. El 7 de junio Cirinnà habló en el auditorio de la Universidad Pontificia Seraphicum de Roma. El Seraphicum se negó a tomar cualquier responsabilidad al afirmar que el audiutorium había sido alquilado para el evento. En su charla Cirinnà llama al pseudo-matrimonio homosexual un "matrimonio moderno", ya que no implica la fidelidad, -Cirinnà cita- "ligada al machismo". Además ella afirma que la ética y la conciencia no deben tener ningún espacio público.

Falso Evangelio: En una carta pastoral del primado anglicano de Nigeria All-Nicholas Okoh, arremetió contra la Iglesia de Inglaterra por abrazar un americano "falso evangelio" con respecto al pseudo-matrimonio homosexual. Okoh dijo que iba a prestar su apoyo a los grupos anglicanos independientes en las Islas Británicas.

SERMÓN DEL DOMINGO V DESPUÉS DE PENTECOSTÉS - R. P. ALTAMIRA


 (Bogotá, año 2016)

(Introducción)

Queridos hijos:

Nuestra Santa Iglesia Católica nos trae este domingo, en el Evangelio de la Misa, un pequeño fragmento del famoso Sermón de la Montaña (San Mateo 5,20-24). En estas palabras, Nuestro Señor nos exigirá, por la caridad hacia nuestros hermanos, no sólo nuestro comportamiento externo sino también nuestro interior, nuestras intenciones, evitar los malos pensamientos contra el prójimo, los insultos interiores contra él, enojos, iras exteriores e interiores, el no perdonar, el no arreglar las peleas (peleas familiares también); el tener y mantener según la caridad las disposiciones más secretas de nuestro corazón.

Otro punto importante, en estas palabras, Nuestro Señor implícitamente dirá a sus oyentes que Él es Dios:

“Habéis oído que fue dicho a los antiguos «no matarás, el que mate será reo del juicio». Yo empero os digo: que todo el que se encoleriza contra su hermano, será reo del juicio; el que dijera raca a su hermano, será reo del concilio; el que le dijera fatuo, será reo de la gehena del fuego”.

El que había dicho eso a los antiguos era Dios, nada más y nada menos. Por lo que ahora, si Cristo mismo aumentaba el mandato, o mejor lo aclaraba para –si se puede decir así- más exigir, y no en nombre de otro sino en nombre propio (“Dios dijo a los antiguos… Yo empero os digo…”), Nuestro Señor se estaba arrogando por lo menos igual autoridad que el anterior. Pequeño detalle: “el anterior” era Dios; y de allí se concluye: Cristo es Dios.

Pero repasemos brevemente todo el texto y hagamos algunos comentarios.

(Cuerpo: El texto del Evangelio de este domingo y algunos comentarios)

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: 20. Si vuestra justicia no es mayor (abundáverit) que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos (non intrábitis in regno caelorum)”.

Nuestro Señor comienza censurando la “justicia” que significa santidad (decimos: falsa) de los escribas y fariseos, eran los mejores exponentes de lo que nosotros no debemos ser: Hipocresía religiosa, que hace un cumplimiento puramente externo de la Religión (de nuestra Religión Católica), y por dentro hay faltas de caridad, desprecio del prójimo, sentirse superior, “podredumbre”. Si nuestra “justicia” (santificación personal) no es verdadera, si ella no es mayor (non abundáverit) que la de los escribas y fariseos, corremos riesgo de condenarnos: Non intrábitis in regno caelorum.

“21ss Habéis oído que fue dicho a los antiguos «no matarás, el que mate será reo del juicio». Yo empero os digo: que todo el que se encoleriza contra su hermano, será reo del juicio; el que dijera raca a su hermano, será reo del concilio; el que le dijera fatuo, será reo de la gehena del fuego”.

Éste es el fragmento que acabamos de comentar en la introducción: Cristo es Dios.

Agregamos otro tema: Sobre las palabras “raca”1 y “fatuus” (que se traduce por fatuo, engreído), ante la gravedad de las amenazas de Cristo y de los castigos, deducimos que por el idioma, por las costumbres de esos pueblos, etc, aunque no haya una perfecta equivalencia con el significado de esas palabras en nuestro idioma hoy, o con nuestro pensamiento o forma de hablar, se ve que en esa época y en ese lugar eran insultos muy graves. Y éste es el concepto que debemos guardar: Eran insultos muy graves. Sabemos que los insultos son más ofensivos o no, según las épocas y los lugares, aun entre países de Hispanoamérica (Colombia, Argentina, México), hay palabras que en un lugar no dicen nada, y que en otro país son muy groseras o vulgares o de muy mala educación (dicho sea de paso: cuando ustedes me escuchen algo que suena mal o con modos que no son los de Colombia, esto puede ser casualmente porque no son las mismas costumbres ni expresiones en mi país). Pero volviendo al tema: Incluso a veces la palabra en sí no es ofensiva o no tanto, pero el tono o modo como la decimos la vuelve muy ofensiva. En definitiva la enseñanza es: Mucho cuidado con lo que decimos al prójimo, mucho cuidado con ser ofensivos, con despreciar al prójimo. Los católicos nos deberíamos caracterizar exactamente por lo contrario. Alguna vez leía que los estoicos decían: “No hagas caso de las lenguas de los hombres, con la lengua no se puede romper ningún hueso”; y no sé el Padre Castellani o quién agregaba en oposición: “¡Cuentos!, con la lengua se puede romper mucho más que los huesos”, pues con la lengua se puede destrozar un alma, dejar marcada una persona. Cuidado con las palabras “irreparables”.

“23ss Si por lo tanto tú ofreces tu don hacia el altar (significa: si estás en el culto, si estás practicando la Religión, si estás en una ceremonia, si estás en Misa), y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu don ante el altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y después (tunc) volviendo ofrecerás tu don (después practicarás la Religión de verdad)”.

Ésta es tal vez la enseñanza más importante de las tres. Si no hacemos así, si no somos capaces de arreglar nuestros problemas y enemistades, somos como los escribas y fariseos, y nuestra justicia entonces no es mayor que la de ellos. Sí, mucha Misa en latín, Misa en latín; y ser la persona más poco caritativa con el prójimo que pueda haber. Sí, mucho Canto Gregoriano, Canto Gregoriano; y desprecio al prójimo, sentirse superior a él, hacerlo sentir mal. Sí, la Tradición Católica, la Tradición Católica; y tengo peleas y rencores familiares que soy incapaz de perdonar, y respecto de los cuales no tengo interés de solucionar ni de terminar con eso. Yo conocí en Argentina dos jóvenes, dos hermanos, que compartían su cuarto como en todas o muchas familias, compartían necesariamente todos los encuentros familiares, almuerzos, etc, ¡pero llevaban cinco años o más que no se hablaban!, ¡viviendo en el mismo cuarto y en la misma casa, todos los días!: O eran locos o allí había algo que no funcionaba. ¡Y después nos llamamos católicos!, ¡y después nos llamamos hijos de Dios!, ¡por favor!

(Conclusión)

Termino con la Epístola, que es de San Pedro, el primer Papa (I Pe 3,8ss): “Carísimos: Sed unidos en la oración, compasivos, amantes de vuestros hermanos (fraternitatis amatores), misericordiosos, modestos, humildes: no devolviendo mal por mal (malum pro malo), ni maldición por maldición (maledictum pro maledicto), sino al contrario bendiciéndoos, porque para esto fuisteis llamados… Por lo tanto, quien quiere amar la vida (encontrarla dulce y amable) y vivir días dichosos (et dies videre bonos), refrene su lengua del mal… Aléjese del mal y haga el bien (declinet a malo, et faciat bonum), busque la paz y sígala a ella (inquirat pacem et sequatur eam)”.

Miren si estas palabras no deben ser una exigencia para arreglar los problemas y peleas familiares, los problemas contra la caridad en general. Seamos católicos coherentes.

AVE MARÍA PURÍSIMA

P. Fernando Altamira
____________________________
1 No tiene una traducción muy específica o no se conoce; algunos dicen que significaba “idiota”, no lo sabemos; pero en definitiva era un insulto muy grave.

martes, 28 de junio de 2016

SAN PÍO X DENUNCIA EL MAYOR PELIGRO DEL MODERNISMO




Escrito por SÍ SÍ NO NO

Alocución “Relicturus Ecclesiam” (16 de diciembre de 1907)


La característica más peligrosa del modernismo

San Pío X recuerda en esta Alocución (Relicturus Ecclesiam) que Jesús había predicho que la Iglesia habría sido perseguida y atribulada y escribe: “En procinto de dejar a la Iglesia y en el momento de volver al Padre, Cristo Nuestro Señor muchas veces y explícitamente predijo que habríamos sido expuestos siempre a la persecución de los enemigos”.

Los tiempos nuevos y la herejía modernista añaden, sin embargo, a las antiguas y cruentas persecuciones otros sufrimientos quizá más peligrosos aunque menos dolorosos físicamente. Este es el peligro que mayormente angustia al Papa.

Hoy como en todos los tiempos, continúa el Pontífice, vemos realizarse la predicción de Jesús. En efecto en algún lugar la Iglesia es asaltada o “con divisiones alineadas y en abierta batalla” o “con artes engañosas e insidias escondidas”.

El modernismo es la insidia escondida o el engaño (“subdolo” [término italiano empleado por el Papa, ndt] del latín “sub-dolo”: bajo engaño). Esta es la característica más peligrosa del modernismo: no salir de la Iglesia, no combatirla cara a cara, sino quedarse dentro, ocupar los lugares de mando y cambiarla desde dentro. Pío X lo explica claramente: “Debería ciertamente deplorarse que tales hombres, abandonado el seno de la Iglesia, pasaran a ser sus enemigos declarados: pero es mucho más doloroso verlos caídos en tanto exceso de ceguera que les hace considerarse aún y proclamarse hijos de la Iglesia aunque, con los hechos si no quizá con las palabras, hayan renegado de aquella promesa de fe que pronunciaron en el Bautismo. Y de este modo mantienen aún hoy las prácticas cristianas, se alimentan de las carnes sacrosantas de Cristo y, lo que es más horrendo, suben así al altar de Dios para ofrecer allí el Sacrificio”.

Como se ve, el modernista no niega el Credo de palabra y abiertamente, sino que prácticamente con su actuar lo impugna y reniega de él. Por tanto el hecho de que se oculte en la Iglesia y no quiera abandonarla es muy peligroso porque la erosiona desde dentro como una carcoma invisible.

El primer enemigo descrito por San Pío X combate a la Iglesia abiertamente: “todo derecho suyo es combatido […] sus leyes son despreciadas por aquellos mismos que deberían tutelar su autoridad”. Ciertamente es triste y doloroso, pero es sobretodo la “quinta columna” escondida la que preocupa al Papa.

“A todo esto -escribe- se añade ahora otro mal incontestablemente gravísimo: un cierto espíritu ávido de novedad, que no soporta ninguna disciplina y ninguna autoridad, va difundiéndose ampliamente; apuntando a la doctrina de la Iglesia e incluso a la verdad revelada por Dios, se esfuerza por derrumbar desde sus fundamentos la santísima religión”. He aquí la intención final del modernismo: la ruina completa del catolicismo, mediante la corrosión de sus fundamentos.

La duda metódica y el modernismo

Este nuevo error, que niega la sustancia misma de la religión católica, es seguido por numerosas personas, las cuales “difunden una duda metódica llena de impiedad acerca de las bases mismas de la fe” [6].

El Papa compara justamente el modernismo al cartesianismo: la duda metódica sobre todo, no hay certeza de nada, todo es relativo y subjetivo: Dios mismo y la religión con sus dogmas y mandamientos serían un producto del pensamiento humano.

Esta es la enorme gravedad del modernismo que se esconde bajo la apariencia de catolicismo para disolver la Iglesia como Cristo la fundó y ha llegado hasta nosotros.

El Papa Sarto añade que: “si los modernistas hacen parte del clero, desprecian el estudio de la teología católica y extraen de fuentes envenenadas [Descartes, Kant y Hegel] su filosofía” [7].

El Pontífice concluye justamente que los modernistas, por lo que “proclaman, hacen y con la misma pertinacia profesan, demuestran que han perdido la fe, aunque consideren que se encuentran todavía en la nave de la Iglesia, mientras han naufragado miserablemente” [8].

Conclusión

¿Se puede colaborar con los modernistas para restaurar la Iglesia cuando ellos quieren demolerla desde sus cimientos? El pensamiento de San Pío X es claro. Lo sea también el nuestro: “¿Qué hay de común entre Cristo y Belial? (2 Cor., VI, 15).

Joseph


lunes, 27 de junio de 2016

AVISOS Y PENSAMIENTOS DE SANTA TERESA DE JESÚS



VIVO SIN VIVIR EN MI - SANTA TERESA DE JESÚS



Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

GLOSA

Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor,
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí.
Cuando el corazón le di
puso en él este letrero:
Que muero porque no muero.

Esta divina unión
del amor en que yo vivo,
ha hecho a Dios mi cautivo
y libre mi corazón.
Y causa en mí tal pasión
ver a Dios mi prisionero,
que muero porque no muero.

¡Ay qué larga es esta vida!,
¡qué duros estos destierros!,
¡esta cárcel, estos hierros,
en que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.

¡Ay qué vida tan amarga,
do no se goza al Señor!,
porque, si es dulce el amor,
no lo es la esperanza larga.
Quíteme Dios esta carga,
más pesada que el acero,
que muero porque no muero.

Sólo con la confianza
vivo de que he de morir,
porque, muriendo, el vivir
me asegura mi esperanza.
Muerte, do el vivir se alcanza.
no te tardes, que te espero,
que muero porque no muero.

Mira que el amor es fuerte:
vida, no me seas molesta;
mira que sólo te resta,
para ganarte, perderte.
Venga ya la dulce muerte,
venga el morir muy ligero,
que muero porque no muero.

Aquella vida de arriba,
que es la vida verdadera,
hasta que esta vida muera,
no se goza estando viva.
Muerte, no me seas esquiva;
viva muriendo primero,
que muero porque no muero.

Vida, ¿qué puedo yo darle
a mi Dios que vive en mí,
si no es perderte a ti,
para mejor a El gozarle?
Quiero muriendo alcanzarle,
pues a El solo es al que quiero:
Que muero porque no muero


sábado, 25 de junio de 2016

NOTICIAS DE GLORIA.TV



13/06/2016

Promoviendo la homosexualidad: el cardenal de Viena Schönborn no sólo es el más importante intérprete de Amoris Laetitia para Francisco, sino también el principal promotor de la homosexualidad entre los cardenales. Él lo confirmó este viernes pasado cuando se presentó en la celebración del concierto de la cinta roja en Viena. El evento promueve la homosexualidad con el pretexto de la lucha contra el SIDA.

Oso bailando para los homosexuales: El organizador de la Fiesta de la cinta roja de Viena es el homosexual más notorio de Austria, Gery Keszler. También organiza el Life Ball de Viena, el mayor evento homosex Sida en Europa. Por lo general, Keszler entra en el evento con los partidarios del homosex pseudo-matrimonio como las estrellas de Holywood Sharon Stone o Charlize Theron. Este año, tuvo a Schönborn como trofeo a su lado.

Invisible: Schönborn se presentó con una cruz pectoral oculta pero con una cinta roja homosexualista muy visible en su chaqueta. También dio un discurso en el escenario.

Un murmullo: De acuerdo con Vienna.at, un murmullo surgió de entre los homosexuales reunidos cuando vieron Schönborn a un lado de Gery Keszler.

Este año, el ex presidente EE.UU., Bill Clinton no estuvo presente debido a la campaña electoral de su esposa, pero envió un mensaje de apoyo.

Católica viene en segundo lugar: Después del evento Schönborn dijo: “confieso que yo tenía prejuicios contra Gery Keszler y Life Ball, pero este se derritió.” Schönborn reveló que tuvo varias cenas junto con Keszler y concluyó: “ Yo no soy la Iglesia Católica y Gery Keszler no es Life Ball . Principalmente somos seres humanos.” Keszler añadió: "Una gran cosa ha sucedido hoy día. Esto va Mucho Más Allá de este evento y alcanzará el Vaticano y el Mundo”.

viernes, 24 de junio de 2016

LOS DESVARÍOS DE UN RUIN: TRINCADO


He leído la carta que enviara el Padre Ángel Fabián Benzi a algunos Sacerdotes y Fieles, con motivo de una que inicialmente redactaras tú, Trincado, a raíz de ciertas informaciones que circulan en relación al primero, y me han producido dos sensaciones encontradas: por un lado, la alegría de confirmar, una vez más, que en todo momento el Padre Benzi se ha desenvuelto como una Persona de Bien, y que no me equivoqué al presentarlo y recomendárselo inicialmente al P. Cardozo, junto con otro Fiel, y por otro, el profundo asco y rechazo que he sentido por lo cobarde de tu actitud, Trincado.

Y me voy a detener unos momentos analizando tu “cartita”.

Una carta redactada sin la más mínima pausa para analizar la información recibida, dando crédito de lleno a lo que se decía, al mejor estilo del chisme rastrero, que no sólo te daña el Alma aunque no lo sepas o no lo quieras ver, sino que además propagas y perpetúas ese nefasto defecto del espíritu, verdadera ponzoña, en quienes pones a tu servicio como espías ladinos y maliciosos. 

¿Acaso no te importan en algo, de tus alcahuetes, el estado de salud de sus Almas, o única y egoístamente atiendes a tus enfermas acciones, basadas en la amarga levadura del egoísmo y los rencores? ¿No eres capaz de darte cuenta, que esos Fieles prefieren la inquina a la Caridad, las acciones arteras a la claridad que da la Paz en el Alma, y que en la tuya anida exclusivamente el deseo del hacer daño a quienes te han descubierto, puesto en evidencia y señalado como delincuente, y lo que te hace aún más ruin, no contento con lo que perpetras ahora incluyes sus Amigos?

Acusando sin mediar siquiera el pensamiento especulativo, no virtuoso, de la duda posible, la reacción lógica de toda persona de bien: me fijo primero si es cierto y hasta dónde son los alcances reales de las noticias, hasta qué punto son ciertas, qué más habrá detrás de lo que se publica, atento a la situación actual de ataques despiadados y a toda hora contra todo lo que es verdaderamente Católico, pero claro, para recorrer este camino y no ser un difamador, hay que ser de base, de cuna, buena persona, alguien correcto, y vos no lo sos.

Quedando evidenciada, una vez más, la malicia del comentario, por la ignorancia de datos concretos, como la reordenación celebrada por Mons. Williamson.

Sin considerar el carácter de circunstancial en el camino dual, novus ordo y Tradición, como alternativa previa al Encuentro definitivo con la Iglesia de Siempre. ¿Te acordaste si quiera, de San Pablo, o de San Agustín, como unos de los miles de ejemplos de conversos provenientes de vidas paganas, lujuriosas, de festines y usura?, ¿Y ahora qué más piensas hacer, al quedar tan mal parado?, ¿Acaso los sacarás del santoral? ¡No me quiero imaginar a dónde la tirarías a María Magdalena!

Intentando retomar los terrenos perdidos por tu delincuencial actitud documentada en fotografías, donde quedó evidenciada tu condición de ladrón, y también mentiroso, sumado al resentimiento que padeces ante el rechazo generalizado que recibiste de Fieles, los que siéndote leales, al conocer “la otra campana”, se vieron sorprendidos en su buena fe ante tus actos vandálicos, al extremo que tuvieron que desalojarte por tus bochornosos comportamientos ……… mal inquilino, mal pagador, mal Sacerdote, moroso moral y espiritual consuetudinario.

Y te “olvidaste” de mencionar lo más importante: que el Padre Benzi, bien puede ser un bendecido de Dios Nuestro Señor, Quien lo asiste con Gracias Especialísimas para su Conversión. Cabe en este punto lo que te dije más arriba: Acusando sin mediar siquiera el pensamiento especulativo, no virtuoso, de la duda posible.

No lo hiciste, porque en tu Alma, en tu inteligencia y en tu corazón, ya no queda lugar para apreciar lo que es Bueno, el Bien, La Belleza, el Orden, La Justicia.

Te recuerdo además, que Mons. Williamson, no sólo promueve asistir a la misa nueva, hay que sumarle varias “cosillas” más aparte de la Valtorta, Elliot, y la larga lista de la cual nada mencionas, a apropósito por cierto, porque actúas como lo hacen los avarientos y pringosos selectivos.

Al mismo tiempo, el Padre Benzi está empeñado, comprometido, en salirse para siempre, lo está haciendo, y da fecha definitiva en la carta que me enviara, pero esto a vos no te importa porque te gusta la mugre, lo inverso.

¿Qué pretendes al “relacionar” una actriz en potenciales actitudes “dolosas”, argumentando que actúa junto al Padre Benzi? ¿Que es también doloso moral, que es un mentiroso, que es un delincuente probado? ¿Te condiciona directamente al pecado, el compartir espacios con los pecadores? ¿Y vos quien te crees que sos, y qué autoridad declamas representar para acusar veladamente a una persona de pecador, porque se relaciona con otros pecadores? ¿No caminas vos también por este Mundo de pecado? ¿Y por qué se mancharía él y vos no? ¿No pecas vos? ¿No pecan quienes usas como viles víboras serviles de “tu” servicio de informaciones-chismes? San Pedro estuvo por instantes en la Gloria del Cielo en el Monte Tabor, ¿acaso tú vives más tiempo que Pedro en el gozo del Cielo, y pernoctas por la Tierra, dando sablazos justicieros en todas las direcciones? Y si fuese un Alma perdida, siguiendo tu enfermo razonamiento, a esa actriz pecadora, ……… ¿No intentarías salvarla? ¿La dejarías de lado para que se condene? ¿No te ha dado permiso para eso Nuestro Señor? ¿Acaso miras de mal ánimo al Padre Pío, por confesar a una actriz, que andaba en malos pasos? ¿Quién en realidad sos vos? ¿Qué haces en el Sacerdocio Tradicional? ¿Lo infiltras para hacer daño en la Tradición?

Quizás sea esta última la respuesta más cercana a la explicación de tus actos enfermos, y por eso te juntas con los otros destructores del leprosario modernista.

Y no sería de extrañarse, si en los últimos 30 años hemos visto pasar varias “cosillas” en el mismo rumbo, sentido y olor.

Me detendré en un aspecto que soslayas como si fuera un vuelto de monedillas dejado de propina, como al pasar, como al descuido.

¿Por qué le fue ofrecido al Padre Benzi ir a Méjico?

Muy simple respuesta: porque no había disponibles otros Sacerdotes que atendieran a los Fieles, ya que se carecen de Sacerdotes y hacen falta por todos lados, pero a más de todo esto, porque habrían de estar sin atención por bastante tiempo, dado que el Padre Cardozo tenía que asistir a otras Misiones pues con antelación tiene diagramado el año completo de viajes, pero fundamentalmente debido a que el responsable de su atención, vos Trincado, no cumpliste con tu deber de estado, y los mismos Fieles se vieron compelidos a correrte.

¿Y sabes por cuál otra razón también? Para darle al Padre Benzi, una mayor contención en su resuelta decisión y voluntad de abrazar definitivamente la Tradición, ¡y porque ya había dado el primer paso que era justamente el reordenarse!

No es el Padre Benzi el malo de esta peliculita que intentaste montar, a quien acusas, sos vos Trincado, el que no se termina de convencer, que tienes que frenarte en tus malas acciones, o te tienen que frenar a como dé lugar, porque si sigues en esta actual tendencia, vas a terminar tus días peor que Lutero y Voltaire, enfermo del odio que te ha ganado el Alma y el corazón.

Pero tu “cartita” ha servido para cosas buenas, muy a pesar tuyo: por un lado, el Padre Benzi ha comentado de manera simple y concreta, las realidades de su vida hasta el presente, las que se conocían; por otro, te muestras en tu verdadera personalidad, una vez más, justamente en el sentido inverso del cual presumes; por otro, no puedo dejar de pensar y reírme, que ……¡te mordiste la lengua Trincado, como siempre, y te la hizo morder “tu” obispo! …… ¿cómo? …… ¿no te avisó de esta reordenación? …… ¡otra sorpresa más!, se ve que juegas un papel de segundón, en tu propia secta, y no puedes “ascender” a pesar de los esfuerzos en lograrlo, desparramando veneno por todos lados ...... y bueno ……¡era de esperarse!...y ten cuidado, pues de tanto destilar veneno, los otros integrantes de la secta, pueden comenzar a mirarte con ojos de desconfianza, no vaya y sea que los salpiques, y de golpe, te saquen del medio por cualquier razón que les resulte suficiente; y finalmente, siento una gran pena, pues cuando releo el texto, caigo en cuenta que están dirigidas estas palabras muy duras, ………¡a un Sacerdote de Cristo, que dejó de ser de Cristo, para ser de sí mismo! …….. y todos sabemos a dónde terminan los que eligen este desvío.

¿Cómo fue posible que cambiaras tanto?

¿Acaso no te das cuenta en lo que te has transformado?

¿Tan ciego estás?

¿Crees acaso, que mantener de forma porfiada tu pretensión, escondida a medias, de ser consagrado obispo, hará desaparecer tu mal espíritu actual, como por arte de magia, si es que lo logras?
¿Tu confesor no te advierte de todos estos males que padeces? ¿O son los dos integrantes de la cofradía del desbande? ¿Tienes un confesor? ¿Te confiesas?

¡Estás reuniendo a paladas todas las condiciones, y las aumentas con cada intervención, para ganarte el premio al mejor y mayor necio, sofista!

¡DESPIERTA! ¡RECAPACITA! ¡REACCIONA!

¿Por qué no haces la prueba de retirarte por seis meses, o más, a un lugar solitario, donde puedas rezar y Pedir al Cielo, la claridad de la cual hoy careces?

En lo personal te perdono, y te aseguro que no te odio, aunque debo decírtelo, me genera una gran bronca y quisiera encontrarte mañana mismo en la calle y hacerte entender de la única manera en que los varones les hacemos entender las cosas a los tipos como vos, sin palabras de por medio, ¿entiendes a qué me estoy refiriendo?

El Padre Benzi seguirá contando por lo menos con mi apoyo y el de varios, seguros de la palabra que ha empeñado en concretar los pasos que acordamos de mutua conformidad, y que los está cumpliendo, en vistas a su regularización completa y definitiva, en el seno de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Tenemos el deber de ayudarlo, de apoyarlo, de darle contención, no de caga…. la vida por que ha tenido la valentía de acompañar las Gracias recibidas, y ha decidido salir por completo del novus ordo.

Te comento algo más antes que me olvide: el Padre Benzi quería salirse de inmediato del novus ordo, en Febrero de este año, pero le aconsejamos, que lo más importante era primero poner toda su atención en recibir cuanto antes las Gracias Especialísimas de su Reordenación, y más luego cumplimentar los otros dos pasos convenidos, pues en orden a las Prioridades, ¡ERA LO PRIMERO Y DE MAYOR URGENCIA QUE DEBÍA CONCRETARSE PARA SER SACERDOTE DE CRISTO!

Realmente hay que estar muy, pero muy enceguecido y enfermo, para no reconocer siquiera lo elemental, que la propia Prudencia aconsejaba en esos momentos.

Pero, ¡qué olvidadizo que soy! …….. No recordé que a esta información, vos no la conocías.

Sinceramente no sé qué más decirte para que reacciones y trates de volver en tus pasos, así logres reencontrarte con ese otro Trincado más joven y lleno de alegrías interiores, supongo que existió en algún momento, por la feliz decisión asumida de querer ser Sacerdote de Cristo.

Como dice el título de la película: Mi encuentro Conmigo.

Para terminar: si el Padre Benzi resulta ser un marica y pedófilo (¿no te hace recordar al “personaje” que cierto obispo tiene bajo su amparo y del cual, vos Trincado, nada dices?), narcotraficante, usurero, infiltrado de la masonería, agente de inteligencia del vaticano, etc., y se comprueba todo esto, pues evidentemente se trató de un engaño majestuoso, de un agente muy bien entrenado, algunos fuimos muy estúpidos y demasiados confiados, y me hago cargo, pido disculpas a todos, me llamo a silencio de por vida, y busco ubicarme en primer lugar en la fila de los que tienen que ser fusilados, pero aún en esta hipotética circunstancia, no te podré dar la razón, porque vos sos Trincado, hasta el momento, una muy mala persona, un ruin.

¡DESPIERTA! ¡RECAPACITA! ¡REACCIONA!


Eduardo Sebastián Gutiérrez

jueves, 23 de junio de 2016

NOTICIAS DE GLORIA.TV - LA BLASFEMIA DE FRANCISCO





16-06-2016 Francisco en la basílica de San Juan de Letrán blasfemó a Nuestro Señor Jesucristo: «Jesús se hizo un poco 'el idiota'» « Jesús no estaba limpio» y que Jesús «violó la moral »

La pagina del Vaticano adulteró el texto cambiando la blasfemia «idiota» por «tonto», pero la evidencia quedó registrada en el video: Le Bestemmie di Francesco: «Gesù fa un po' lo scemo» «Gesù non era un pulito» e che Gesù «ha mancato la morale»


miércoles, 22 de junio de 2016

EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO DE LOYOLA, LA SOLUCIÓN A LA DECADENCIA ACTUAL





Ilustrativa y enriquecedora entrevista a D. Gil de la Pisa Antolín quien nos aproxima a los SANTOS EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO DE LOYOLA.

D. Gil ha realizado más de 60 tandas de EJERCICIOS ESPIRITUALES durante su vida y alguna de un mes de duración como antaño, por lo que su experiencia como SEGLAR es suficiente para aconsejar y difundir su práctica.
Los santos EJERCICIOS ESPIRITUALES nos llevan a la VIDA INTERIOR tan necesaria en nuetra existencia y a la PRÁCTICA DE LAS VIRTUDES CRISTIANAS conformando nuestra vida con la VOLUNTAD DE DIOS.

¡ESTO VIR! se titula uno de sus libros donde nos exhorta a SER VALIENTES para realizar los ejercicios espirituales de San Ignacio porque aquí encontraremos el VERDADERO SENTIDO DE NUESTRAS VIDAS y la SOLUCIÓN A TODOS NUESTROS PROBLEMAS; la renuncia al PECADO, LA REFORMA DE LAS CONSTUMBRES QUE ENVENENAN NUESTRA EXISTENCIA, la CONVERSIÓN DEL CORAZÓN A DIOS NUESTRO CREADOR y la PRÁCTICA AFECTIVA Y EFECTIVA DE UNA VIDA SANTA.

Es de capital importancia realizar los ejercicios espirituales sabiendo que se FUNDAMENTAN en los ORIGINALMENTE ESCRITOS por San Ignacio, no adulterados por nuevas ideologías, aunque sean actualmente de 8 dias.

Es un medio eficadísimo para conocerse así mismo, conocer a Dios y vivir la VERDADERA FELICIDAD ya en la tierra.

Los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, bien ejercitados, no solo nos sanan ESPIRITUALMENTE sino que cumplen la misión de sanar MENTAL Y CORPORALMENTE si nuestras disposiciones son las adecuadas.

Muchos ateos, comunistas o agnósticos han encontrado en estos ejercicios el vehículo de su conversión porque han visto CLARAMENTE en ellos la VERDAD DE DIOS y han renunciado a la vida de PECADO, principal obstáculo para comprender las cosas de Dios.

Vivimos acelerados y atolondrados en una borágine de cortocircuitos emocionales y los EJERCICIOS ESPIRITUALES son el medio o el instrumento para RECUPERAR la dirección a la cual debemos dirigirnos; CONOCER, AMAR Y SERVIR A DIOS y mediante esto GOZARLE ETERNAMENTE.

La vida es un vuelo que pasa presto y luego... MUERTE, JUICIO, CIELO O INFIERNO, de lúcido y cabal es aplicarse al mandato divino, locura es no atender hasta los mínimos detalles los mandatos de Dios.

domingo, 19 de junio de 2016

LOS EFECTOS DE LA SAGRADA COMUNIÓN - R. P. ALTAMIRA




(Bogotá, domingo 12 junio 2016)

(Introducción)

Queridos hijos:

Habíamos predicado sobre “Los Efectos de la Sagrada Comunión”. En estos últimos dos domingos desarrollamos algunos de ellos:

(1) La unión profundísima con Cristo que hace o debería hacer la Sagrada Comunión, unión que es capaz y debería llevarnos a la cumbre de la santidad, con una sola Comunión bien recibida. (2) La unión con la Santísima Trinidad; donde está una de las personas, Dios Nuestro Señor Jesucristo (Dios Hijo en la Sagrada Comunión), allí están también las otras dos: Dios Padre y Dios Espíritu Santo. (3) La unión con todos los miembros vivos de la Iglesia Católica, unión con la Iglesia Triunfante del Cielo (la Santísima Virgen, los ángeles, los santos), unión con la Iglesia Purgante (con todas las almas que están en el Purgatorio), unión con la Iglesia Militante (con todos los católicos del mundo que en este momento están en estado de gracia). (4) El aumento de la gracia santificante. (5) La remisión o perdón de la pena temporal que debemos por nuestros pecados, efecto que se produce al recibir a Dios Nuestro Señor Jesucristo en la Comunión, y efecto que se da en mayor o menor medida según nuestras disposiciones; una sola Comunión bien recibida sería capaz de librarnos de toda la deuda de nuestro Purgatorio. (6) El perdón de los pecados veniales, e incluso de pecados mortales cuando alguien se los hubiera olvidado y recibiera de buena fe la Comunión.

Ahora, sin más, queríamos darles una tercera y última prédica sobre el mismo tema1.


(Cuerpo 1: Nos aumenta las virtudes teologales, las demás virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo)

La Sagrada Comunión nos aumenta las virtudes teologales: La Fe, la Esperanza y sobre todo la Caridad. Y con ellas todas las demás virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo.

La virtud de la Fe.

Es evidente que nos aumenta la Fe por el acto intensísimo de Fe que hacemos al recibir la Sagrada Comunión, pues recibimos a Dios Nuestro Señor Jesucristo, cosa que no es vista ni sentida ni percibida. Es la Fe, basada en la enseñanza de Dios y de la Santa Iglesia Católica, la que nos da la seguridad inquebrantable de que allí no hay pan ni vino sino Dios. Por eso el Himno Tantum Ergo (de Santo Tomás de Aquino), el cual cantamos en las Exposiciones del Santísimo, dice cosas tan hermosas como “Praestet Fides supplementum, sensuum defectui: Presta la Fe un suplemento, al defecto de los sentidos”. Sabido es que las virtudes teologales, todas las virtudes infusas en realidad, crecen por medio de actos más intensos, y en lo que respecta a la Fe, al recibir la Comunión, se realizan actos intensísimos de esta virtud, para crecimiento de ella, y para alegría nuestra.

La virtud de la Esperanza.

Ella es aumentada porque la Sagrada Comunión es “prenda de la futura gloria”, de nuestro futuro Cielo. Santo Tomás en la Antífona de Vísperas de Corpus dice “futurae gloriae nobis pignus datur”, es decir que con la Comunión “una prenda de la futura gloria es dada a nosotros”. Y además la Comunión también es una prenda de nuestra futura resurrección. Ambas cosas están dichas hermosamente por Dios Nuestro Señor Jesucristo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y Yo le resucitaré en el último día…” (Jn 6,54).

La virtud de la Caridad.

Ésta es la virtud que sobre todo aumenta la Sagrada Comunión. Escuchemos una enseñanza de Santo Tomás: “Este Sacramento [la Sagrada Comunión] confiere espiritualmente la gracia junto con la virtud de la Caridad… Y, pues, dice San Gregorio que «el amor de Dios no está ocioso, sino que, cuando lo hay, obra grandes cosas», se sigue que este Sacramento tiene de suyo eficacia no sólo para dar el hábito de la gracia y de la virtud [de la Caridad], sino también para excitar el acto de la misma, según aquello de San Pablo: La Caridad de Cristo nos apremia…2” (Suma Teológica III, 79, 1, ad 2).

Las demás virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo también son aumentados por la Sagrada Comunión porque están en conexión con la gracia y la Caridad, y el crecimiento de éstas conlleva el crecimiento de todo el organismo espiritual, el cual crece todo a la vez.

Por todo lo dicho se ve que la Sagrada Comunión tiene una eficacia incomparable para nuestra santificación, ya que la santidad consiste esencialmente en el desarrollo y crecimiento perfecto de la Caridad, junto con las otras virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo.


(Cuerpo 2: La Sagrada Comunión nos preserva de los pecados futuros)

La Sagrada Comunión nos preserva de los pecados futuros.

La razón es doble: Porque robustece las fuerzas del alma contra las malas inclinaciones o tendencias de nuestra naturaleza caída. Porque nos preserva de los asaltos diabólicos al aplicarnos los efectos de la Pasión de Cristo, en la cual el Demonio o los demonios fueron vencidos.

Oigamos estas mismas enseñanzas en boca de Santo Tomás de Aquino:

“De dos maneras preserva del pecado este Sacramento. Primeramente, porque al unirnos con Cristo por la gracia robustece la vida espiritual, como espiritual manjar y espiritual medicina que es, según aquello del salmo: El pan refuerza el corazón del hombre (Ps 103,15)… Y también porque al ser señal de la Pasión de Cristo, con la que fueron vencidos los demonios, repele todas sus impugnaciones. Por eso dice el Crisóstomo: «Volvemos de esa mesa como leones espirando llamas, haciéndonos terribles al mismo Diablo»” (III, 79,6).

Por lo dicho vemos que, al menos indirectamente, la Sagrada Comunión disminuye el fómite del pecado (el fomes peccati: la tendencia o inclinación hacia el mal y hacia el pecado). Dice Santo Tomás:

“Aunque este Sacramento no se ordene de manera directa a la disminución del fómite *o fomes+, lo disminuye indirectamente al aumentar la Caridad, porque como dice San Agustín «el aumento de la Caridad es la disminución de la concupiscencia». En forma directa, [este Sacramento] confirma el corazón del hombre en el bien, y así [indirectamente] lo preserva de pecar” (ad 1).

Pero lamentablemente esto no impide que muchos de los que comulgan dignamente vuelvan a pecar. Porque el hombre viador (el hombre en esta vida) es de tal condición, que siempre puede usar su libre albedrío para inclinarse hacia el mal.


(Cuerpo 3: Efectos de la Sagrada Comunión aun en nuestros cuerpos)

Finalmente, efectos incluso en nuestros cuerpos. Los principales efectos de la Sagrada Comunión en nuestros cuerpos son dos. Uno referido a la vida presente: Ella santifica nuestros cuerpos. Otro referido a la vida futura: De la Comunión procederá nuestra resurrección gloriosa.

Pero desarrollemos algo más el primero de ellos: La Sagrada Comunión santifica en cierto modo aun nuestros mismos cuerpos.

La Sagrada Escritura no expresa esto en forma directa, pero se puede deducir de lo que dice San Pablo sobre la gracia santificante y nuestros cuerpos: “¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en vosotros y habéis recibido de Dios?” (I Cor 6,19). Entonces: Esta santificación de nuestro cuerpo, templo del Espíritu Santo, que comienza al recibir la gracia por primera vez (con el Santo Bautismo), alcanza o va alcanzando en este mundo su máxima intensidad con la recepción de la Sagrada Comunión.

La razón de estos efectos es que si bien la gracia sólo tiene como sujeto de inhesión al alma, por la unión sustancial que tiene nuestro cuerpo y nuestra alma, y por la influencia del alma sobre el cuerpo, los efectos buenos sobre ella refluyen y redundan en el cuerpo.

El principal efecto de esta redundancia es el sosiego de las pasiones carnales y la moderación de los instintos del apetito concupiscible y del irascible. Escuchemos algunos Santos Padres y al Concilio de Trento:

San Cirilo de Alejandría dice: “Cuando Cristo está en nosotros, se halla adormecida la ley de la carne que brama furiosa en nuestros miembros”.

San Bernardo dice: “Si alguno de vosotros ya no siente tantas veces o tan fuertemente los movimientos de la ira, de la envidia, de la lujuria y de las demás pasiones, dé las gracias al Cuerpo y Sangre del Señor, pues la virtud de este Sacramento obra en él”.

Y el Catecismo del Concilio de Trento o Catecismo Romano: “la Eucaristía refrena también y reprime la misma concupiscencia de la carne, porque al encender en el alma el fuego de la Caridad, mitiga los ardores sensuales de nuestro cuerpo” (p 2a, n 53).

Por estos efectos podemos decir que la Sagrada Comunión sirve incluso para la salud de nuestro cuerpo. Porque no hay nada que contribuya tanto a la salud de nuestros cuerpos como la paz y la alegría del alma, y el sosiego de las pasiones corporales. Al revés, el no tener la gracia santificante, el estar en pecado mortal, el remordimiento y la tristeza por nuestros pecados, así como el alboroto de las pasiones y apetitos, quebrantan seriamente la misma salud corporal.


(Conclusión)

Ya que hemos estado hablando de la Sagrada Comunión, terminemos con un elogio hacia ella, un elogio de Santo Tomás de Aquino, el tan hermoso Himno “Te adoro devotamente”3 (Adóro te devóte). Les compartimos las cuatro primeras estrofas:

Adóro te devote, latens Deitas,
Quae sub his figuris vere latitas:
Tibi se cor meum totum subjicit,
Quia te contemplans totum deficit.
Visus, tactus, gustus in te fallitur,
Sed auditu solo tuto creditur.
Credo quidquid dixit Dei Filius:
Nil hoc verbo Veritatis verius.
In cruce latebat sola Deitas,
At hic latet simul et humanitas;
Ambo tamen credens atque confitens,
Peto quod petivit latro paenitens.
Plagas, sicut Thomas, non intueor;
Deum tamen meum te confiteor.
Fac me tibi semper magis credere,
In te spem habere, te diligere.

Te adoro devotamente, Dios escondido,
Que bajo estas figuras verdaderamente te ocultas:
A Ti mi corazón todo se somete,
Porque contemplándote todo él se desfallece.
La vista, el tacto, el gusto, en Ti fallan,
Mas solamente por lo escuchado con el oído se cree con certeza.
Yo creo todo lo que el Hijo de Dios ha dicho:
Nada es más verdadero que esta palabra de la Verdad.
En la Cruz se ocultaba la Divinidad sola,
Pero aquí [en este Sacramento] se oculta al mismo tiempo también su humanidad;
Sin embargo, creyendo y confesando una y otra cosa,
Yo pido lo que pidió el ladrón arrepentido.
La llagas, como Tomás, yo no veo,
Sin embargo confieso que Tú eres mi Dios.
Haz que yo siempre crea más y más en Ti,
Que en Ti tenga esperanza, que a Ti ame.


No es necesario decir o agregar nada más.

AVE MARÍA PURÍSIMA

P. Fernando Altamira

_____________________________

1 Seguimos en esto al Padre Antonio Royo Marín OP, en su libro “Teología Moral para seglares”, Tomo II, Efectos de la Sagrada Comunión, Ediciones de la BAC, año 1958.

2 Allí continuaba: “Con él [con el Sacramento de la Sagrada Comunión] el alma se fortifica espiritualmente, se deleita y de algún modo se embriaga con la dulzura de la divina bondad, según aquello [del Cantar de los Cantares]: «Comed y bebed, amigos; embriagaos, carísimos»”.

3 “Adoro te devote” es uno de los cinco himnos que Santo Tomas de Aquino compuso en honor de Jesús en el Santísimo Sacramento a solicitud del Papa Urbano IV con motivo de haber establecido por primera vez la Fiesta del Corpus Christi en 1264. El himno se encuentra en el Misal Romano.