jueves, 28 de febrero de 2019

SANTA MISA EN LA MISIÓN SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y MARÍA DE DAIMIEL


El próximo día 2 de Marzo, primer sábado de mes, se celebrará (D.m.) la Santa Misa Tradicional en la Misión Sagrados Corazones de Jesús y María de Daimiel (Ciudad Real) a las 18.00 h.

Oficiara la Santa Misa el R. P. Angel Fabián Benzi

Para mas información: apostoladoeucaristico@hotmail.com

sábado, 23 de febrero de 2019

RESPUESTA DE MOVIMIENTO POR ESPAÑA A LA CARTA DEL VATICANO AL GOBIERNO


COMUNICADO

En respuesta a la carta del Vaticano al gobierno

Madrid, 21 de febrero de 2019 – La carta dirigida ayer por el Secretario de Estado del Vaticano a la ministra Carmen Calvo apoyando implícitamente al gobierno en su plan de exhumación de Franco e instando al prior a no oponerse no nos ha cogido por sorpresa, aunque sí nos ha producido un gran escándalo, como a la mayoría de los católicos españoles. Por desgracia, la interferencia extemporánea en los asuntos internos de una nación, tras haber manifestado anteriormente que la exhumación era competencia de la familia y la iglesia local, además de la autoridad competente, no es nada nuevo en la política del Vaticano actual. Eso mismo hizo Bergoglio en el caso de Colombia, presionando a los católicos a apoyar el referéndum de Santos en el “proceso de paz” con las FARC, con la amenaza de suspender una visita ya programada. También hizo lo propio con el tirano de Venezuela cuando arreciaban las protestas contra él: lo llamó al Vaticano a una reunión privada para bendecirlo públicamente, enviando la foto a todos los medios. Esa foto encabezaba nuestra pancarta de nuestra “interpelación al Vaticano”, ante la negativa del nuncio a recibirnos ni contestarnos a lo largo de todo estos meses (ver). Desgraciadamente, nuestras previsiones aciagas se han cumplido.

El escándalo producido por la nueva intromisión del Vaticano se agrava por el contraste con su negativa reciente de apoyar al nuevo presidente en funciones de Venezuela alegando no querer interferir en asuntos internos de otro país. Más aún, la carta pone en entredicho la integridad del prior, presionándole a obrar contra la moral cristiana, el Código de Derecho Canónico y el Magisterio de la Iglesia. ¡Todo un ejemplo de prevaricación por parte del Vaticano! Un Vaticano que recientemente traicionó a la Iglesia de China entregándola a sus enemigos comunistas y cuyos escándalos de corrupción, herejía y sodomía llenan los titulares un día sí y otro no. A ese Vaticano aplauden los enemigos de la Iglesia que derriban sus cruces y piden su desamortización.

Por ello, repudiamos esta nueva tropelía del Vaticano y expresamos todo nuestro apoyo al prior y a los deudos de Franco, así como a la FNFF, en su lucha por la justicia y la verdad histórica. Y por último, pedimos a los magistrados del Tribunal Supremo que no cedan a las presiones torticeras que también contra ellos se dirigen, y cumplan la palabra dada a la familia de Franco en su auto anterior, y con su deber de defender el Estado de Derecho y la tutela judicial efectiva.

Fdo. Pilar Gutiérrez

Movimiento por España

lunes, 18 de febrero de 2019

Historiadores dan fe del terrible olor que desprendía el cadáver de Lutero


Nada menos que el padre Martín de Cochem OFM Cap. escribió sobre el final de Lutero en su Andere History-Buch:

«Justo después de la muerte, su cuerpo olía tan mal que nadie podía acercársele, aunque estaban en mitad del invierno, en el Hornung (febrero). Por lo tanto, lo colocaron lo más pronto posible en un ataúd de plomo y lo llevaron a la Iglesia de San Andrés. Todas las campanas de toda la ciudad sonaron a un tiempo, y la cruz fue llevada delante del féretro. Los condes y toda la gente lo siguieron, y Justo Jonás hizo el sermón funeral. El duque de Sajonia pidió al conde Alberto VII de Mansfeld el cuerpo de Lutero, para que fuera enterrado en Wittenberg. Para tal fin, fue dispuesto con gran pompa y esplendor en un carruaje cubierto con telas negras, y acompañado con mucha gente a Wittenberg. Su afligida monja (su mujer fue una vez monja) con tres hijos lo seguían en una litera, aquellos niños del pueblo, como a un respetable,rodeaban los restos de su señalado profeta.

El hedor del cadáver era tan grande que a nadie se le permitió acercarse, lo cual era entonces una señal de cuán cruelmente su alma debe apestar ante Dios y todos los ángeles. Muchos cuervos de un tamaño inusual volaban sobre el cuerpo, lo que provocó un grito vergonzoso en lugar de una música encantadora».

Otto Zischkin. Revista Ave-Kurier, Diciembre de 1980. Editora Mediátrix, Zischkin & Co. S.L., Viena.

El doctor Tilmann Bredenbach (Collatiónes sacræ, libro 7, cap. XXXIX) nos dice qué eran esas cosas como cuervos:

«Me contaba el venerable señor N., bien conocido por su venerable edad, su doctrina y vida santa, que vivía para el día en que murió el nuevo evangelista Martín Lutero, que en ese tiempo en Geel de Brabante numerosos endemoniados esperaban las liberaciones que, por medio del cuerpo de Santa Dimpna, obraba Dios sobre muchos de ellos desde hacía muchos años. Debido a esto, siempre hay personas poseídas que son llevadas desde diferentes lugares para establecerse allí. Cuando, el día en que Lutero había muerto, muchos poseídos se mostraron tranquilos y calmados, contrariamente a sus costumbres, todo el mundo quedó asombrado y hablaban de todos y cada uno como si hubieran sido curados por los méritos de la bienaventurada virgen. Pero, desafortunadamente,al día siguiente esta gente pobre comenzó a enfurecerse de nuevo cruelmente y a estar plagada de espíritus malignos más que antes. Cuando fueron convocados por el clero y les preguntaron al mismo tiempo por qué estaban tan tranquilos ayer, pero ahora tan enojados, los demonios dijeron: Nuestro príncipe y archidemonio ordenó que todos los demonios subieran al funeral de nuestro fiel colega y profeta Martín Lutero y lo decoraran con su canto y presencia, porque convenía que quien había seducido a muchos para el Infierno, fuera llevado al Infierno con gran pompa por los demonios».Nuestro príncipe y archidemonio ordenó que todos los demonios subieran al funeral de nuestro fiel colega y profeta Martín Lutero y lo decoraran con su canto y presencia, porque convenía que quien había seducido a muchos para el Infierno, fuera llevado al Infierno con gran pompa por los demonios».Nuestro príncipe y archidemonio ordenó que todos los demonios subieran al funeral de nuestro fiel colega y profeta Martín Lutero y lo decoraran con su canto y presencia, porque convenía que quien había seducido a muchos para el Infierno, fuera llevado al Infierno con gran pompa por los demonios».

Paulus Deusdedit, editor. Lutero: cómo vivió, vivió y murió (Lutero: Así fue su vida, vida y muerte). Ed. Gotthard Media.


jueves, 14 de febrero de 2019

BREVE DECLARACION DEL PADRE DAVID HEWKO

+ PAX +

Breve declaración del P. DAVID HEWKO

[FEBRERO 2019]


En los Hechos de los Apóstoles (15:39), encontramos una disensión surgida entre los Apóstoles de Nuestro Señor Jesucristo, Sts. Pablo y Bernabé, quienes se separaron y continuaron difundiendo la Fe en diferentes regiones. Por favor, permitanme hacer una comparación similar, dada esta nueva situación.

En el año 2015 DC Nuestra Señora del Monte Carmelo, en Boston, Kentucky (OLMC) se había desvinculado públicamente de Ambrose Moran, y debería haber parado allí. Pero, contrariamente a la reciente Declaración de la "segunda disociación" (23 de enero de 2019), en lugar de un "lento avance en este caso", fue reintroducido apresuradamente por el Padre Joseph Pfeiffer con la ordenación condicional del Padre. Poisson, en julio de 2018. El P. Poisson había sido previamente ordenado en 1996, por un obispo consagrado en el Nuevo Rito, haciendo dudosa esta primera ordenación. Así que ahora, el pobre P. Poisson tiene dos ordenaciones dudosas, pero sigue siendo enviado a las Misas que representan a OLMC.

La teología moral de la Iglesia insiste en que no se nos permite ser "probabilistas" con los sacramentos, pero siempre debemos tomar el lado más seguro en garantizar la validez y la legitimidad , es decir, la posición "tutiorista". Dado que la reciente declaración de desasociación también admite que no tiene pruebas suficientes de los "certificados necesarios y la clara y verdadera autentificación" de Ambrose Moran, esto simplemente confirma las dudas de ambos: este "obispo" y la ordenación condicional del Padre Poisson nada degradante al buen carácter del P. Poisson, pero el hecho es que aún debe ser ordenado condicionalmente por un obispo católico tradicional, sin ninguna duda.

Además, si los documentos que prueban la validez de Ambrose Moran aparecen alguna vez, a pesar de esto, su participación activa con el cismático ortodoxo en las ceremonias litúrgicas, la confusión y las dudas que rodean sus registros, fotos, documentos (que en tiempos normales seria examinado y aprobado por las autoridades apropiadas de la Iglesia) todos dictan, por prudencia sobrenatural, evitar la asociación con él. Además, un católico bautizado que busca las órdenes sagradas de los cismáticos incurre en la suspensión, de acuerdo con la Ley Canónica, y pierde el derecho de administrar los sacramentos, si se hace "de buena fe" (c. 2372). Dada nuestra situación actual, nosotros los sacerdotes no estamos en posición para rehabilitar a tal persona. Esta reciente reintroducción y promoción agresiva de Moran ha sido causa de mucha confusión, malos frutos y escándalos en la fe del clero y los fieles.

La segunda razón para mi salida de OLMC es la cantidad de poder otorgada a un lego que ayuda con las preocupaciones materiales, es cierto, y esto es muy apreciado. Pero, baste decir, que su título autoimpuesto de "Jefe a cargo" es, de ninguna manera, uno vacío! Si se restringió su influencia y se censuraron sus videos (que representan públicamente a OLMC), su influencia haría mucho menos daño a muchas, muchas almas. Es porque las almas son expulsadas y dañadas lo que me obliga a contrarrestar esta injusticia.

Por último, todo el impacto negativo que las razones anteriores han tenido en la formación de los seminaristas y mis esfuerzos infructuosos para corregir estos efectos negativos, muestran que la voluntad de Dios está en otra parte. Si algunas almas de buena voluntad fueron dañadas por todo esto, les pido perdón.

Todo mi sacerdocio, apostolado y futuro están consagrados al Inmaculado Corazón de María, ¡todo está en Sus manos! Con el arzobispo Marcel Lefebvre, estoy con la resistencia católica en contra de la disolución de la Fe que se infiltra en toda la Iglesia y la SSPX conciliar por el Modernismo (cf. Pascendi , San Pío X).

La predicación de la fe católica integra, la Misa de todos los tiempos y la salvación de las almas debe continuar. Incluso después de que un buen Papa cumpla con las demandas de Nuestra Señora de Fátima para la Consagración de Rusia, y Roma finalmente vuelva a la Tradición junto con la Victoria profetizada de la Virgen María, ¡este trabajo aún debe continuar! ¡Es el ardiente deseo del Sagrado Corazón de Jesús de salvar almas!

En una nota práctica, mi dirección temporal es:

16 Dogwood Road South, Hubbardston, MA 01452 Los

sermones, catecismos, horarios de misas y conferencias se encontrarán en el canal de YouTube: SSPXMarianCorps y thecatacombs.org . Cualquier "oveja dispersa" que busque las migajas en la Mesa del Maestro y desee la Santa Misa, puede comunicarse conmigo al: (315) 391-7575 ofr.d.hewko@gmail.com .

Unamos fuerzas, con el arma del Rosario y el Escapulario de Nuestra Señora, orando por todos. Por favor, oren por mí y por todos los sacerdotes que lo deseen, para continuar, con la gracia de Dios, haciendo nuestra la gran Declaración del Arzobispo Lefebvre de 1974, ¡ahora más aplicable que nunca!

Sinceramente en Cristo Rey,
P. David Hewko


********


La Declaración del 21 de noviembre de 1974

Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad.

Por el contrario, nos negamos y nos hemos negado siempre a seguir la Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante que se manifestó claramente en el Concilio Vaticano II y después del Concilio en todas las reformas que de éste salieron.

Todas esas reformas, en efecto, contribuyeron y contribuyen todavía a la demolición de la Iglesia, a la ruina del Sacerdocio, al aniquilamiento del Sacrificio y de los Sacramentos, a la desaparición de la vida religiosa, a una enseñanza naturalista y teilhardiana en las universidades, los seminarios, la catequesis, enseñanza nacida del liberalismo y del protestantismo, condenada repetidas veces por el magisterio solemne de la Iglesia.

Ninguna autoridad, ni siquiera la más elevada en la Jerarquía, puede constreñirnos a abandonar o a disminuir nuestra fe católica claramente expresada y profesada por el magisterio de la Iglesia desde hace diecinueve siglos.

“Si llegara a suceder, dice san Pablo, que nosotros mismos o un ángel venido del cielo os enseñara otra cosa distinta de lo que yo os he enseñado, que sea anatema” (Gál. 1, 8).

¿No es esto acaso lo que nos repite el Santo Padre hoy? Y si una cierta contradicción se manifestara en sus palabras y en sus actos así como en los actos de los dicasterios, entonces elegimos lo que siempre ha sido enseñado y hacemos oídos sordos a las novedades destructoras de la Iglesia.

No es posible modificar profundamente la “lex orando” sin modificar la “lex credendi”. A la misa nueva corresponde catecismo nuevo, sacerdocio nuevo, seminarios nuevos, universidades nuevas, Iglesia carismática, pentecostal, todas cosas opuestas a la ortodoxia y al magisterio de siempre. Habiendo esta Reforma nacido del liberalismo, del modernismo, está totalmente envenenada; sale de la herejía y desemboca en la herejía, incluso si todos sus actos no son formalmente heréticos. Es pues imposible a todo católico consciente y fiel adoptar esta Reforma y someterse a ella de cualquier manera que sea. La única actitud de fidelidad a la Iglesia y a la doctrina católica, para nuestra salvación, es el rechazo categórico a aceptar la Reforma.

Es por ello que sin ninguna rebelión, ninguna amargura, ningún resentimiento, proseguimos nuestra obra de formación sacerdotal bajo la estrella del magisterio de siempre, persuadidos de que no podemos prestar un servicio más grande a la Santa Iglesia Católica, al Soberano Pontífice y a las generaciones futuras.

Es por ello que nos atenemos firmemente a todo lo que ha sido creído y practicado respecto a la fe, las costumbres, el culto, la enseñanza del catecismo, la formación del sacerdote, la institución de la Iglesia, por la Iglesia de siempre y codificado en los libros aparecidos antes de la influencia modernista del Concilio, esperando que la verdadera luz de la Tradición disipe las tinieblas que oscurecen el cielo de la Roma eterna.

Y haciendo esto, con la gracia de Dios, el auxilio de la Virgen María, de San José, de San Pío X, estamos convencidos de mantenernos fieles a la Iglesia Católica y Romana, a todos los sucesores de Pedro, y de ser los “fideles dispensatores mysteriorum Domini Nostri Jesu Christi in Spiritu Sancto”. Amén.


Monseñor Marcel Lefebvre

Ecône, 21 de noviembre de 1974

Fuente: The Catacombs

sábado, 9 de febrero de 2019

LAS ALMAS QUE AMAN A DIOS SUSPIRAN POR VERLE EN EL CIELO - SAN ALFONSO MARIA DE LIGORIO



Mientras dura esta vida, vivimos ausentes del Señor (1). Las almas que no aman más que a Dios sobre la tierra suspiran por el día en que les será permitido reunirse con Él en la patria feliz que les espera.

Saben que están siempre en presencia de su Amado, pero que éste se halla oculto a sus ojos como detrás de una cortina. Está como el sol cubierto de nubes, a través de las cuales atraviesan de vez en cuando algunos rayos de su luz. Pero no se manifiesta patentemente: con todo, viven felices, porque obedecen gustosas a su Señor, que las mantiene en el destierro. Suspiran de continuo, llevadas del deseo de verle cara a cara, para aumentar todavía el fuego de su amor divino y arder por El con más vehemencia.

Se quejan dulcemente al señor y le dirigen estas palabras: "Único amor de mi corazón, ya que me amas tanto, ¿por qué evitas mi presencia? ¿por qué me privas de la gloria de verte? Sé que eres la belleza infinita: yo te amo sobre todo lo creado y eso que no te he visto aún. Muéstrame tu hermosa faz: deseo verte sin velo, para no cuidar más de mí, ni de cuantos seres hay en el universo, para no amarte más que a ti, único bien, por quien late mi pecho". Cuando algún destello de divina luz llega a alumbrar a estas fervorosas almas embriagadas de amor por su celestial esposo, quisieran derretirse y deshacerse hasta inundarse de aquella luz en copiosos raudales de amor y de gratitud. Su hermoso sol, a pesar de esto, permanece oculto aún por densos celajes, su frente radiante sigue cubierta por la oscuridad del espeso velo, ellas mismas sienten todavía sobre sus ojos el importuno peso de la venda fatal que les impide contemplarle cara a cara. ¡Cuál será su alegría cuando se disipen las nubes, cuando caiga el velo, cuando se aparte de sus ojos la venda, cuando la hermosa frente de su esposo se manifieste en todo su esplendor y puedan contemplar con la celeste luz su belleza, su bondad, su grandeza y su inmenso amor!

Oh muerte, ¿por qué te acercas con tanta lentitud? Si no apresuras tu golpe, todavía tendré que desfallecer por más tiempo, lejos de la presencia de Dios! Tú eres la que ha de abrirme las puertas de su alcázar, tú la que debes introducirme hasta los santos tabernáculos de mi patria eterna. ¡Oh prometido esposo de mi alma, Jesús mío, mi tesoro, mi todo, cuándo llegará el feliz momento de abandonar para siempre la tierra y unirme a Vos! No merezco tanta ventura, pero el amor que por mí habéis tenido y vuestra bondad infinita me hacen confiar en que seré inscrito algún día bajo las banderas de ese bienaventurado ejército de almas escogidas, que os han sabido amar en la tierra, y que os amarán por una eternidad en el cielo. Oh Jesús mío! ya veis mi estado: quedar unido a Vos para siempre, o ser para siempre separado de Vos. Tened piedad de mí, vuestra preciosa sangre es toda mi esperanza. Madre mía, divina Virgen María, mi apoyo consiste en vuestra intercesión.

Consideraciones Piadosas
San Alfonso Mª de Ligorio
_____________________________

(1) 3. Color. 5, 6.

sábado, 2 de febrero de 2019

NUESTRA SEÑORA Y SATANAS


Por Germán Mazuelo-Leytón


Hace varios años, Anton Böhm escribió un libro en el que designa a nuestra época como la «era del diablo». Con razón. Pero allí donde hace su aparición Lucifer, también se presenta María. Nuestra Señora tiene que reñir las batallas de Dios según el plan divino de Salvación. Sabemos por qué: Lucifer el dios del orgullo, será más gravemente humillado si esto sucede a través de una humilde y sencilla Mujer, Ella es «la Vencedora de todas las batallas de Dios».[1]

I. El gran heresiarca

Satanás es sutil, y se introduce de soslayo: en la imaginación creando figuras e imágenes de odio o de sensualidad; en el deseo, incitando a todo pecado desde el robo hasta la pereza: en la vida, tratando de apartarla del camino de la salvación que señala Jesús. Sólo quien no tenga fe o la tenga floja o débil, o que prefiere no pensar en Satanás porque así puede actuar libremente según sus pasiones, negará la exigencia y el poder del Demonio.

Satán triunfa sobre todo cuando consigue sembrar el error y la mentira, o al menos la duda y la oscuridad, sobre graves cuestiones de las que se ocupan la filosofía y la teología: la existencia y la naturaleza de Dios, del alma humana, de nuestro fin último, de las leyes morales, etc. En el arte de engañar y mentir, de sembrar la confusión y turbación en estas materias, adquirió una habilidad desconcertante, como lo atestiguan, por ejemplo, el número casi infinito de sistemas filosóficos y teológicos que ha suscitado desde hace más de un siglo.

Satán es el gran heresiarca. En su antro infernal fueron forjadas con habilidad consumada todas las herejías, desde el gnosticismo hasta el modernismo y el comunismo, en las llamas ardientes de su odio contra Dios, contra la Mujer y contra las almas.

De este arsenal de mentiras nuestra época ha tenido la mayor parte. Hemos conocido, y conocemos aún, herejías que no niegan sólo una verdad importante, sino que además tratan de envenenar o secar la verdad en su misma fuente. El modernismo, por vía indirecta, pone en duda toda verdad revelada; el comunismo niega la vida eterna y la existencia del mundo sobrenatural; las ideologías totalitarias tienen más de una semejanza, entre otras la siguiente, que prueba su procedencia común: su método consiste en la mentira organizada y sistemática. Su influencia logró producir tal confusión en los espíritus, que incluso muchos cristianos, en materia de conciencia, habían perdido las justas normas, ya no tenían la noción neta del mal y del pecado, y creyeron poder justificar en conciencia las peores injusticias y los peores excesos.[2]

II. La Verdadera Devoción a María

Para las almas fuertemente perseguidas por el demonio San Luis María de Montfort posee una saludable medicina: la Verdadera Devoción a María. Recomienda en su «Libro áureo» la entrega total a Jesús por María.

Dice el Santo, que Satanás teme extremadamente a María Santísima: 1) porque es orgulloso y le duele enormemente que sea derrotado por una sencilla mujer; 2) porque Dios ha concedido tanto poder a la Virgen María, que los demonios tienen más miedo a un solo suspiro de María en favor de una persona, que a las oraciones de todos los santos; a una sola amenaza suya contra los demonios, más que a todos los tormentos; 3) en el Cielo, María ha conquistado con su humildad y sumisión a Dios, lo que Satanás perdió por su orgullo, autosuficiencia e independencia.

Con su acostumbrada claridad enseña Montfort: Dios ha hecho y preparado una sola e irreconciliable enemistad, que durará y se intensificará hasta el fin. Y es entre María, su digna Madre y el diablo; entre los hijos y servidores de la Santísima Virgen y los hijos y secuaces de Lucifer. De modo que el enemigo más terrible que Dios ha suscitado contra Satanás es María… a quien dio tanta sagacidad para descubrir la malicia de esa antigua serpiente y tanta fuerza para vencer, abatir y aplastar a ese orgullo impío, que el diablo la teme no sólo más que a todos los ángeles y hombres, sino en cierto modo más que al mismo Dios.[3]

Para darnos algún contexto del punto en que estamos en la historia de la salvación, la Hermana Lucía nos dice: La Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los últimos tiempos del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos. El primero, porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen y una batalla decisiva es una batalla final, en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. Así que ahora, o somos de Dios, o somos del demonio; no hay término medio.[4]

«Estamos pues, en el más grave enfrentamiento del reino de Dios; la lucha que ante nosotros está, es la lucha entre Dios y Satán. Conocemos de sobra el cínico juego que hoy se utiliza con palabras tales como «paz y libertad», los intentos de oscurecerlo todo y las maniobras de alucinación, de siembra de conceptos y de sofismas, de medias verdades y de mentiras, éste es el grandioso juego del diablo, del enredador, del -literalmente traducido- calumniador, que cree ahora llegada su hora. Y precisamente esta hora es en el plan salvífico de Dios, la hora de María. Es desde este trasfondo desde donde hemos de verla devoción mariana de nuestros días».[5]

Grignion de Montfort pisa fuerte. Acude a la Biblia. Le deleita la descripción de las promesas divinas después del pecado de origen que ocasionó la ruina de Adán y sus descendientes. El triunfo de Satanás no será absoluto, ya que Dios anuncia a nuestro primer padre: Pondré enemistades entre la mujer y la serpiente.

«María, principalmente en estos últimos tiempos, ha de ser terrible al demonio y sus secuaces como un ejército en orden de batalla (Cant. 6, 3); porque sabiendo Satanás que le queda poco tiempo (Ap. 12, 12), y menos que nunca, para perder las almas, redoblará cada día sus esfuerzos y sus acometidas, suscitará en breve nuevas persecuciones, y tenderá terribles emboscadas a los siervos fieles y verdaderos hijos de María, a quienes le cuesta vencer mucho más que a los otros.

De estas últimas y crueles persecuciones del demonio, que irán en aumento de día en día hasta que llegue el reinado del Anticristo, debe principalmente entenderse aquella primera y célebre predicción y maldición de Dios, lanzada contra la serpiente en el paraíso terrenal, que juzgamos oportuno explicar aquí, para gloria de María, salvación de sus hijos y confusión del demonio: Pongo enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y el suyo: ella te aplastará la cabeza, y tú le morderás a ella en el calcañar (Gen. 3, 15)».[6]

Dios no sólo ha creado una enemistad, sino enemistades y no sólo entre María y el demonio, sino entre la descendencia de la Santísima Virgen y la del diablo; es decir, que Dios ha levantado enemistades, antipatías y odios secretos entre los verdaderos hijos y servidores de su Madre y los hijos y esclavos del demonio; por eso no se aman mutuamente ni tienen correspondencia interior unos con otros. Los hijos de Belial, los esclavos de Satanás, los amigos del mundo (pues estos distintos nombres significan una misma cosa), han perseguido incesantemente hasta aquí y perseguirán todavía más que nunca a aquellos y aquellas que pertenezcan a la Santísima Virgen, así como en otro tiempo Caín persiguió a su hermano Abel, y Esaú a su hermano Jacob, que son figuras de los réprobos y de los predestinados.[7]

Satanás ha desencadenado el más terrible ataque en su furia contra los testigos de Jesús y quienes guardan los mandamientos de Dios.

Luego fue el mismo Dios quien eligió a María para que se constituyera en la vengadora de la ruina de la humanidad.

III. Nuestra Señora de las victorias

La Madre de Dios es una madre bondadosa y amante para todos cuantos a ella acuden con filial confianza, y en no importa qué peticiones respecto al cuerpo y el alma.

He aquí algunos breves ejemplos:

«Aquel que propaga el Rosario se salvará». Bartolo Longo: Desde joven había formado parte de una «iglesia satánica» de la que llegó a ser sacerdote.

Nacido en una familia católica, en la que se rezaba regularmente el rosario, su madre murió cuando él tenía apenas 10 años, pérdida que lo condujo al abandono de la Fe; atrapado en los últimos años de la Universidad con el cebo de fiestas y orgías, incursionó en el espiritismo y el satanismo, participación en misas negras y proclamas públicas anti-católicas.

En ese breve período de su vida comenzó a ser asaltado por el demonio, tuvo que luchar contra la depresión e incluso algunos intentos de suicidio. Los miembros de su familia no dejaban de pedir al Cielo por su salvación.

En medio de la turbación y confusión que el diablo puso en él, creyó un día escuchar estas palabras: Si quieres salvarte, propaga la devoción del santo rosario: es promesa de María.[8]

El hoy beato, volvió a la Verdadera Fe gracias al rosario y fundó el Santuario de Nuestra Señora de Pompeya: «No puede haber ningún pecador tan perdido, ni alma esclavizada por el despiadado enemigo del hombre, Satanás, que no pueda salvarse por la virtud y eficacia admirable del santísimo rosario de María, agarrándose de esa cadena misteriosa que nos tiende desde el cielo la Reina misericordiosísima de las místicas rosas para salvar a los tristes náufragos de este borrascosísimo mar del mundo».

Ex-satanista y la «medalla milagrosa». Zachary King se convirtió a la Iglesia Católica en 2008. Su historia de conversión, que involucra la «medalla milagrosa», es una historia fantástica en sí misma. Fue un satanista que alcanzó el grado de alto mago en la Iglesia Mundial de Satanás. Si un sumo sacerdote satanista es más o menos equivalente a un sacerdote católico, un alto mago es más o menos equivalente a un santo místico. En esta posición, viajó mucho para realizar rituales satánicos para políticos, directores ejecutivos, productores de televisión y artistas. Sus más de veintiséis años de profunda participación en el satanismo le han dado una idea de este mundo secreto.

Angélica María Páez Gómez, afirma haber sido atrapada por el pecado con tan solo 9 años. A esa corta edad ya experimentaba con la masturbación y la atracción lésbica: «Siendo tan pequeña a mí me gustaba una vecina de mí misma edad, quería darle besos, el malvado me quería coger desde muy pequeña».

Su madre oraba por su conversión, también esta mujer había sido por años una activa consumidora de prácticas del ocultismo, acudiendo a brujos, la lectura de cartas y otras. Fue precisamente el testimonio de conversión que vio en su madre, el puente que llevó luz a su oscuridad: «ella empezó a ir a misa, rezar el rosario, oraba, y asistía a los congresos de Teleamiga y casa Belén. Un día me llevó, y gracias a una confesión que hice mi vida empezó a cambiar».

Así pasó del satanismo, el lesbianismo y la adicción a los piercings a consagrarse a la Virgen María según el método de San Luis María de Montfort, y a liberarse del influjo del diablo.

Podemos mencionar a Deborah Lipksky, a quien la Santísima Virgen la rescató del pacto diabólico que había hecho. Ella dice: «El satanismo se trata de indulgencia, y destrucción de la Iglesia y la moral tradicional».

También Wilson López, ex líder satanista, liberado por intercesión de la Santísima Virgen María, una testigo de la fe, y un sacerdote. Hoy ocupa gran parte de su tiempo a testimoniar su experiencia con las sectas, el Demonio y en especial la verdad satánica que encierra la fiesta de Halloween. Hay cientos de ejemplos.[9]

«Si vivimos entonces en un tiempo en el que se le ha dado una larga cuerda al demonio, no podemos superar el espíritu de Satanás, si no es a través del poder de la Mujer, a la que Dios Todopoderoso le confió el encargo de aplastar la cabeza de la serpiente».[10]

Refugiados en el Inmaculado Corazón de María la Vencedora de todas las batallas de Dios, no debemos temer al diablo.

«María nos mantendrá en la fe católica. Ella no es liberal, ni modernista, ni ecumenista. Es alérgica a todos los errores y, con mayor razón, a las herejías y a la apostasía».[11]

Si acudes a María – no desesperarás.

Si en Ella piensas – no andarás en el error.

Si Ella te sostiene – nunca caerás.

Si Ella te protege – nada has de temer.[12]

_____

[1] Cf.: GRABER, Prof. Dr. RUDOLF, La vencedora de todas las batallas de Dios.

[2] Cf.: HUPPERTS, SMM, P. J. Mª., Fundamentos y práctica de la vida mariana.

[3] MONTFORT, San LUIS MARÍA de Tratado de la Verdadera Devoción, n° 52.

[4] FUENTES, P. AGUSTÍN, Entrevista a la Hna. Lucía.

[5] GRABER, Prof. Dr. RUDOLF, La vencedora de todas las batallas de Dios.

[6] MONTFORT, San LUIS MARÍA de, Tratado de la Verdadera Devoción, ns. 50, 51.

[7] Ibid., No. 54

[8] MAZUELO-LEYTÓN, GERMÁN, El Santo Rosario antídoto contra el Demonio. https://adelantelafe.com/santo-rosario-antidoto-demonio/

[9] Cf.: WEIGL, A. M., Confiar en la Madre.

[10] SHEEN, Mons. FULTON J., La Virgen y Rusia.

[11] LEFEBVRE, Mons. MARCEL, Itinerario espiritual.

[12] SAN BERNARDO.

Fuente: Adelante la Fe