martes, 25 de junio de 2013

DICHOS DE SANTOS - 35


El hombre empieza por temer el día del juicio; este temor le lleva a corregirse de sus vicios, le hace vigilante con sus enemigos, le hace evitar el pecado, le vuelve a dar la vida interior, y le obliga a mortificar su carne (San Agustín In epist. S. Joann. Tract.9) 

*******

Hemos de temer al Señor, porque podemos pecar. “El que crea estar en pie, tema no caiga” (Cor. 10,12), pues “no hay pecado cometido por hombre alguno, que no pueda cometer otro, si Dios le abandona” (San Agustín, de Carit.). 

*******

Con una buena vida nos procuramos una buena conciencia y no tememos ningún castigo (San Agustín, Lib. 14 de Civit. c .9). 

*******

Temed a Dios pero, del tal modo, que esperéis siempre en su misericordia; huid cuando se indigna contra vosotros, pero huid hacia Él para aplacarle, y sin duda le aplacaréis, si esperáis siempre en su misericordia (San Agustín Pd. 146, sent. 170). 

*******

Si no se empieza por el temor a servir a Dios, nunca se llegará a amarle (San Agustín, P.149, sent. 179).